Con la Fiesta Eucarística la Diócesis de Osorno celebró la Misa de Resurrección del Señor

El pueblo fiel de Dios que peregrina en nuestra Iglesia osornina celebró con aleluya y gloria, este Domingo de Pascua, día que renueva en los cristianos la alegría, la esperanza, el amor y todos los signos de vida.

 
Lunes 05 de Abril de 2021
Ver Galería
En templos del centro de la ciudad, de Rahue Alto, de la Costa y de la Cordillera, a través de los medios digitales y algunas radioemisoras, se festejó la memoria de Cristo Resucitado, la buena noticia de este acontecimiento salvífico que llama al mundo católico a mirar con mayor optimismo y generosidad la vida y la realidad que hoy toca vivir en medio de esta pandemia, para poder compartir con los demás el gozo y con transformada fe el anuncio del Reino.

En la celebración de la Misa de Resurrección del Señor en la Catedral San Mateo Apóstol, concelebrada por el padre Cristian Cárdenas y el padre Bernardo Werth, el obispo Jorge Concha Cayuqueo dijo: “Jesús ha resucitado”, y agregó que “este hecho grandioso marcó para siempre la vida y la historia de la humanidad. Esa es la gran noticia que recordamos y anunciamos, haciendo memoria de cómo sucedió, lo que nos dicen los evangelios: una mujer, María Magdalena junto a un puñado de mujeres fueron las primeras en encontrar al resucitado”.

“Luego Cristo se apareció primero a Pedro y después a los doce, a los apóstoles, y acto seguido fue la comunidad entera que exclamó: es verdad, el Señor ha resucitado y se ha aparecido a Simón. Es lo que la Iglesia ha recordado por siglos y lo recordamos también ahora en este tiempo de enfermedad, de inseguridad, de desánimo, de tristeza, de muerte, de trabajo extenuante para muchos, especialmente para quienes trabajan en hospitales, en clínicas, el trabajo de los policías y tantos otros”, continuó su reflexión.

Enfatizó en su mensaje que hoy “hacemos memoria de Cristo que ha resucitado y que con su muerte ha vencido a la muerte, y a los muertos ha dado vida, y a los desanimados nos da esperanza, es el centro de nuestra alegría y nos reanima, nos renueva y enciende nuestro amor a Dios y a los hermanos y nos hace mirar de un modo distinto con renovada esperanza. Nos da fuerzas para luchar y para animar a otros, más aún en estos tiempos que estamos viviendo”.

Este es un tiempo propicio para pedir a Dios el don de la fe, “para que seamos anunciadores de todo aquello que es signo de resurrección y de vida, para que anunciemos la paz, la unidad, la solidaridad, la fraternidad, la justicia y tantas formas de amar, para que también seamos forjadores e instrumentos de esa paz, de esa unidad, de esa solidaridad, de esa fraternidad, de esa justicia y de ese amor”.

“Que el Señor Resucitado bendiga a cada uno, especialmente a quienes se encuentran enfermos, tristes o desanimados, a cada familia, a cada comunidad y a todos los hermanos y hermanas de nuestra diócesis. Que el Señor bendiga a Chile y a todos sus habitantes, que la paz del Resucitado llegue a todos, que la vida del Resucitado renueve en toda la esperanza por un mundo mejor”, añadió el obispo Jorge en su mensaje.

Antes de finalizar la eucaristía, reiteró su saludo especial a todas las comunidades de la Diócesis de Osorno, y también a las comunidades de vida religiosa, “a todas, una invitación a permanecer con la moral en alto en este tiempo complicado. Ha sido un tiempo de prueba para todos los católicos y evangélicos, y para todos los que creen en el Dios Grande Uno y Trino, y también para los que no creen, a todos ellos una invitación a poner lo mejor de cada uno, a no desfallecer, es un tiempo en que tenemos que estar unidos”.

“Aquí se prueba nuestra fe, nuestra esperanza, se prueban también los sistemas sociales que tenemos, no decaigamos, necesitamos poner lo mejor de cada uno para superar juntos este problema. No es el tiempo para pelear unos con otros, es un tiempo para unirnos, y para superar juntos esta situación que la provoca un enemigo que no tiene color político y no tiene religión, un enemigo invisible, pero que a todos ataca por igual. Es un tiempo de prueba, pero Jesucristo nos anima a mantenernos con esperanza, a tener paciencia, a ser luchadores y muy responsables”.

“Luego queridos hermanos, con toda seguridad, vamos a poder encontrarnos de nuevo, vamos a poder celebrar juntos, vamos a poder abrazarnos y festejar, ahora es tiempo de poner todo de nuestra parte para superar esta dificultad con unidad. Que el Señor Resucitado nos siga ayudando y sosteniendo”, finalizó el obispo Jorge.

Fuente: Comunicaciones Osorno
Osorno, 05-04-2021