Dedicación y Consagración del Santuario El Carmen de Curicó

La alegría y emoción de los fieles fue palpable este domingo 07 de noviembre, al poder estar presentes en la dedicación del templo reconstruido y consagración del altar de este santuario, que estuvo cerrado por tantos años.

 
Miércoles 10 de Noviembre de 2021
Ver Galería
La celebración se inició desde la antigua capilla, lugar muy especial para toda la comunidad, ya que los acogió durante más de 10 años para las celebraciones de los sacramentos. Desde allí, el obispo de la Diócesis de Talca, el padre Galo Fernández Villaseca, dio unas palabras de bienvenida e hizo una invitación a los presentes a vivir cada momento, cada signo de esta Eucaristía de consagración.

Seguidamente se inició la procesión detrás de la cruz hasta las puertas del santuario, en donde estuvieron monaguillos, ministros, presbíteros, el obispo y por supuesto los fieles. Al llegar a la puerta principal un miembro de la Comisión para la Reconstrucción hizo entrega al obispo de las llaves como signo formal de entrega del santuario para que sea dedicado y consagrado, y a su vez este miembro de la comisión expresó unas breves palabras sobre el trabajo de obras realizado.

Luego el obispo le pidió al padre Rodrigo Arriagada Mora, Rector del Santuario El Carmen, que abriera las puertas para poder dedicar solemnemente este lugar de oración para el pueblo de Curicó, y entre aplausos nuestro pastor invitó a la comunidad a entrar.

Bendición al altar
Antes de hacer su procesión de ingreso, el obispo Galo Fernández junto al padre Rodrigo Arriagada dejaron una ofrenda floral en el oratorio a Nuestra Señora del Carmen.

Frente al altar nuestro pastor bendijo el agua con el que posteriormente él, el Rector del Santuario y el padre Pablo Gajardo fueron asperjando a los fieles presentes, luego los muros del templo y por último el altar para bendecirlo.

Ya para las lecturas del día, tres lectores caminaron hacia el altar con la Palabra de Dios la cual fue entregada al obispo para que la mostrara a la comunidad, invitándolos a escuchar y que resuene siempre en esta casa la Palabra de Dios.

Una ocasión especial
Al iniciar su homilía nuestro pastor saludó a toda la comunidad reunida, a los sacerdotes que pudieron asistir, a las autoridades presentes, a los Anderos y a los fieles que siguen a la Virgen del Carmen en todo momento: “Nos reunimos para una ocasión de la más alta importancia, una ocasión especial, consagrar este templo, un acto que se hace una vez, y que está llamado a perdurar en el tiempo. Un acto que se realizó en el templo original pero que dado el terremoto del 27 de febrero nos ha obligado a levantarlo nuevamente, queremos hacer nueva esta consagración”.

Así mismo, el obispo hizo referencia al texto del libro de Nehemías, ya que describía la ocasión y la emoción del día, al estar el pueblo de Israel reunido en una actitud expectante; un pueblo que tenía un lazo de alianza con Dios, y que había vivido una seguidilla de catástrofes.

“Esto nos interpreta, ciertamente está la historia de la catástrofe natural del terremoto del 27 de febrero del 2010, que destruyeron los muros, pero tendríamos que añadir tantas historias que son también terremotos, que han sucedido en este periodo también de la misma Iglesia, de la sociedad en que vivimos, de tantas historias que destruyen la vida, la familia y que nos hacen experimentar la destrucción de valores, de formas de vidas, de la cercanía de la presencia de Dios”.

“Pero en medio de esta misma historia de sufrimiento podemos leer una historia preciosa de lucha y fidelidad, la historia que comienza con ese grupo que después de la desolación gigantesca al ver el templo destruido, empezó inmediatamente a organizarse, a buscar apoyo, a golpear puertas”.

En este punto, monseñor Fernández agradeció también a las autoridades en distintas instancias, como al Gobierno Regional, a la Ilustre Municipalidad de Curicó y a los Core que se comprometieron en todo momento para hacer efectivo el proceso de restauración y reconstrucción del Santuario.

Una larga historia de fe
Mencionó que las obras realizadas en el templo no solo fueron para reparar lo caído, sino que reconstruyeron todo siendo fieles plenamente al templo original.

“Quien diría que estos muros son nuevos, buscan traernos a la memoria la larga historia de fe, de oración del pueblo curicano, centenario en su relación con la madre Nuestra Señora del Carmen. Casi podríamos sentir como resuenan en estos muros las letanías, las oraciones, las plegarias de tantas generaciones que aquí han vivido una relación de escucha de la palabra, de dejarse tocar por el amor de Dios y de poner su vida ante la mirada de la Santísima Virgen María para que ella interceda por nosotros”.

“Aquí estamos, como ese pueblo de Israel que comprende que se abre una nueva historia, una nueva oportunidad para caminar con mayor fidelidad al querer de Dios. Que este templo sea eso, el espacio donde resuene la palabra de Dios (…) este es el lugar para proclamar la voz de Dios que quiere iluminar nuestra vida, que sea este templo un lugar donde la voz de Dios llegue al corazón de los hombres y mujeres de este pueblo”.

Dedicación del templo
Con la invocación de los santos y santas de Dios se inició este momento, en el que también se invitó a los fieles presentes a orar y posteriormente monseñor Fernández leyó la oración de dedicación.

Seguidamente nuestro obispo ungió con el Santo Crisma el altar, y en compañía del padre Rodrigo Arriagada y el padre Pablo Gajardo ungieron los muros del Santuario como signo de que está dedicado por completo y para siempre al culto cristiano.

A continuación, se quemó incienso sobre el altar, para significar que el sacrificio de Cristo, que se perpetúa allí? sacramentalmente, sube hasta Dios como suave aroma, el que posteriormente fue depositado en los incensarios por el obispo, para luego incensar primero al pueblo de Dios y después la nave central del templo.

Como último paso, previo a la liturgia Eucarística, se revistió el altar con mantel, flores, cirios, candelabros y una cruz, y se encendieron las luces que iluminan el altar y posteriormente el templo completo, momento muy emotivo que fue acompañado por unas palabras del obispo y el aplauso fuerte de toda la comunidad.

La alegría se mezcla con la gratitud
En esta nueva casa de oración dedicada a Dios y a nuestra madre Nuestra Señora del Carmen se presentó ante el altar, las ofrendas de pan y de vino, para celebrar la Eucaristía y vivir la comunión. Luego, el padre Rodrigo Arriagada Mora, Rector del Santuario dirigió unas palabras a toda la comunidad presente y a la que seguía la transmisión por las redes sociales.

“Querida comunidad hoy estamos nuevamente felices en nuestro querido Santuario El Carmen, cuando aún recordamos con emoción lo vivido hace casi un mes atrás con la apertura del templo, hoy lo coronamos con esta consagración y dedicación. Sin duda que la alegría se mezcla con la gratitud, ante todo a nuestro buen Dios que hoy nos permite celebrar la Eucaristía en nuestra casa, casa que por tanto tiempo esperamos y hoy vemos el hermoso resultado de la espera y de la paciencia”.

“Gracias a todos los que aportaron con su granito de arena a que hoy podamos sentirnos alegres en nuestro Santuario, una gratitud especial al padre Pepe Abarza que le tocó en gran parte del tiempo acompañar este camino de reconstrucción, muchas gracias a todos. Comunidad ahora debemos renovarnos en el servicio y la misión que la comunidad de Curicó espera de nosotros”, agregó el Rector del Santuario.

Esta hermosa celebración se dio por terminada con la bendición final por parte de nuestro obispo, el padre Galo Fernández.

Fuente: Comunicaciones Talca
Curicó, 10-11-2021