Diócesis de Osorno celebró con gozo la entrada de Jesús a Jerusalén

¡Hosanna! cantó por las calles y en los templos la porción del Pueblo de Dios en los distintos decanatos de la Iglesia osornina, para aclamar a Jesucristo, como lo hizo el pueblo hebreo en su entrada triunfal a Jerusalén.

 
Domingo 10 de Abril de 2022
Ver Galería
Con esta alegría y dispuestos para vivir los misterios de la pasión, muerte y resurrección de Jesús, los fieles del Centro, de Rahue, de la Costa y la Cordillera iniciaron Semana Santa, con la celebración de Domingo de Ramos que invita a los creyentes a la contemplación del misterio de Dios.

En la Catedral San Mateo Apóstol, donde presidió la fiesta de la eucaristía monseñor Jorge Concha Cayuqueo, Obispo de la Diócesis de Osorno, y concelebró el padre Cristian Cárdenas Aguilar, el Pastor de la Iglesia Osornina bendijo los ramos en el frontis del templo, e invitó a los hermanos y hermanas, ”a vivir esta Semana Santa con Espíritu Santo”.

Dijo que durante estos días “escucharemos una y otra vez las grandes y repetidas contradicciones de la humanidad respecto de Jesús, y en ella también participamos nosotros sus discípulos. Lo que se vivió en Jerusalén, en aquellos días lejanos, sigue viviéndose en el mundo en nuestros días: a la persona y al mensaje de Jesús se le acoge y se le rechaza, una y mil veces”.

Explicó que en este Domingo de Ramos el mundo cristiano recuerda cómo la multitud aclamó a Jesús con cantos de júbilo como a su rey esperado, y unos días después, la misma multitud “lo rechazaba pidiendo a gritos que lo crucifiquen como a un delincuente. Por eso es importante el Espíritu Santo: para que la disposición que mostramos, teniendo en nuestras manos estos cientos de ramos, sea auténtica y acojamos al Señor que viene a nuestras vidas, con corazón verdaderamente humano, capaz de amar y de perdonar, con mente justa y sincera, capaz de discernir bien y de proyectar”.

Instó a la asamblea a imitar a la muchedumbre que salió para recibir a Jesús con sus ropas, ramos de árboles, palmas y olivos, “pero más importante que lo recibamos en nuestra propia vida; es que, con espíritu humilde, con mente y propósito sinceros, no sólo lo dejemos pasar por nuestras vidas, sino que lo dejemos quedarse en cada uno de nosotros, así como efectivamente Él quiere: ´El que me ama, se mantendrá fiel a mis palabras. Mi Padre lo amará, y mi Padre y yo vendremos a él y viviremos en él´ (Jn 14 23)”.

“Que los ramos en nuestras manos sean signo de querer ponernos a los pies del Señor Jesús, para contemplarlo y escucharlo, para darle cabida en nuestras vidas; en la vida personal, familiar y social, en el mundo entero y en nuestro país, porque sólo Él tiene Palabras de Vida Eterna”, aseguró el Obispo de Osorno, y deseó para todos y todas: “Que tengan una bendecida Semana Santa”.

Fuente: Comunicaciones Osorno
Osorno, 10-04-2022
   Galerías:
Ver Galería