Vigilia Pascual, luz de Cristo resucitado

Desde las afueras del templo catedral se inició esta celebración el sábado 16 de abril desde las 21:00 horas, con la presencia de decenas de fieles que se acercaron a vivir esta fiesta pascual.

 
Lunes 18 de Abril de 2022
Ver Galería
Allí el obispo de la Diócesis de Talca, el padre Galo Fernández, dio la bienvenida a todos y bendijo el fuego con el cual se encendió posteriormente el Cirio Pascual, al que también se le colocaron los cinco granos de incienso que recuerdan las llagas de Cristo.

Desde ese momento, nuestro pastor ingresó a la catedral con el cirio en sus manos y cada persona fue encendiendo una vela a medida que avanzaba hasta el altar, donde fue colocado el cirio y se cantó el pregón pascual con el que se proclama el triunfo de la resurrección de Cristo sobre la muerte. Un momento muy hermoso donde el templo solo estaba iluminado por la luz de las velas.

Seguidamente, todos los presentes apagaron sus velitas para escuchar la Palabra de Dios y hacer oración, en total oscuridad. Luego, en el momento del Gloria se prendieron las luces de la catedral, se preparó el altar y se continuaron las lecturas del día.

Ya en su homilía, monseñor Fernández expresó el deseo de volver a celebrar juntos esta noche dichosa y la alegría de aquello que celebramos.

“No hay suceso más grande que la resurrección de Cristo, de su triunfo sobre el mal y la muerte, la liberación del pueblo de Israel fue solo un anticipo que anunciaba esta nueva liberación, que ahora no va a pasar por las aguas del Mar Rojo, sino por las aguas del bautismo que otorga nueva vida, y lo que los profetas anunciaban se hace realidad, el Señor viene a restaurar su nombre que ha sido profanado”.

“La Iglesia en este día renueva el don del bautismo con el cual renacemos, precisamente porque Dios al resucitar a Jesucristo el Señor, lo regala a nosotros para hacerlo entrar a la vida nueva (…) pero fíjense, la alegría de la resurrección no es cándida, no es ingenua, sino que se sumerge en medio del horror y el espanto, de la miseria y el sufrimiento presente en nuestro mundo, tenemos que morir con Cristo para resucitar con Él”.

La fuerza de su victoria
Así mismo, el padre Galo indicó que “en esta noche cantamos el triunfo de Cristo sabiendo que aún hay guerras, hambre, abusos de toda especie, tantas heridas en nuestro mundo, pero desde la luz de Cristo resucitado tenemos la fuerza de su victoria, llamado a entrar con Cristo en la muerte para resucitar”.

“Aquí estamos, la misma pandemia quizás nos pueda recordar que hemos pasado por un itinerario complejo, doloroso, algunos con mayores sufrimientos, con pérdidas de vida humana, con personas que no pudimos despedir adecuadamente, sin embargo, aquí estamos. Ponemos a los que han enfrentado hasta la muerte, en la luz del resucitado, del que ha vencido la muerte”.

La luz de la esperanza
Para finalizar sus palabras, nuestro pastor hizo una invitación a renovar el bautismo recibiéndolo como lo que es, un don.

“El bautismo tiene que expresar una muerte al hombre viejo, al hombre que vive en sus cálculos mezquinos, al que vive queriendo imponerse sobre los demás, aquel que no ha descubierto que todo lo tenemos en aquel que nos conforta, por eso hoy oportunidad bendita para ser consciente nuestro bautismo”.

“Para vivir así en la disponibilidad, para poder amar y servir, para poder comprometerse, en todas las zonas de dolor y de sufrimiento, sin temor a marcharnos, sin temor a ensuciarnos, en la confianza inmensa de que el que ha vencido a la muerte nos invita a caminar con Él, para acercarnos a los dolores y poder encender ahí la luz de la esperanza”.

Renovación bautismal
Acto seguido, el obispo bendijo el agua que se encontraba en la fuente bautismal y luego fue rociada a todos los fieles presentes para renovar las promesas bautismales, quienes habían encendido de nuevos sus velas y respondido las preguntas para la renovación.

La celebración continuó con la comunión para todos los presentes y la comunión espiritual para aquellos que seguían la transmisión por el Facebook de la diócesis, y culminó con la bendición final y la alegría de la resurrección de nuestro Señor.

Fuente: Comunicaciones Talca
Talca, 18-04-2022