Pastoral Social: No podemos estar en paz si hay hermanos que sufren

La Pastoral Social tiene la misión de animar la acción social y el ejercicio de la caridad en toda la comunidad eclesial y también en la comunidad social.

 
Lunes 18 de Julio de 2022
Cuando hablamos de Pastoral Social es común que se vengan a la mente comedores para personas en situación de calle, cajas de alimentos para familias en situación de vulnerabilidad y ese tipo de iniciativas. Sin embargo, abarca mucho más que eso.

La Delegada Episcopal para la Pastoral Social de la Arquidiócesis de Concepción, Gabriela Gutiérrez Holtmann, explicó que “se trata de una convicción concreta de que no podemos estar en paz si es que hay hermanos que no lo están pasando bien y que la Iglesia no sería fiel al Evangelio si es que no asumen también esta dimensión de la evangelización”.

En ese sentido, afirmó que como Vicaría de la Pastoral Social se hacen cargo de “la misión de animar la acción social y el ejercicio de la caridad en toda la comunidad eclesial y también en la comunidad social”, puesto que aunque se realiza dentro de la Iglesia en cuanto a estructura, “el servicio finalmente lo hacemos en el mundo, promoviendo la dignidad humana, la justicia social y los derechos humanos desde una perspectiva en que hacemos una opción preferencial por los más pobres y excluidos”.

No obstante aclara que si bien la Vicaría se encarga de la animación y la coordinación, “corresponde a toda la Iglesia y a cada cristiano, fruto de su compromiso de fe, expresar esto en el servicio a los otros”.

“Es un rasgo característico de nuestra fe”, enfatizó y agregó que es necesario estar atentos a la realidad social, a “los signos de los tiempos”. Es decir, a “aquellas situaciones problemáticas que afectan directamente la vida de las personas, grupos y comunidades” y que les impiden alcanzar una vida plena. “Finalmente lo que nosotros anunciamos en este servicio es la preocupación por la persona, por aquellos que están sufriendo (…) y lo hacemos desde la perspectiva de que esos rostros son rostros de Cristo. Entonces allí también hay un sentido profundo de que, a través de este servicio a los más pobres y excluidos, amamos a Dios”, expresó.

Continúa leyendo esta nota en la página 16 de Revista Nuestra Iglesia. Puedes ingresar en este enlace.

Fuente: Comunicaciones Concepción
Concepción, 18-07-2022