Monseñor Oscar García preside misa de apertura del Mes de la Solidaridad en Vicaría de Arauco

El Vicario Episcopal de Arauco invitó a la comunidad a ser generosa, mirando de cerca no sólo a Jesús, sino que también la figura de San Alberto Hurtado.

 
Lunes 01 de Agosto de 2022
Ver Galería
El Obispo Auxiliar de Concepción, Monseñor Oscar García Barretto, presidió la Eucaristía de apertura del Mes de la Solidaridad en la Vicaría de Arauco, este domingo 31 de julio en la Parroquia San José de Curanilahue.

A la luz de la liturgia de la Iglesia propuesta para este día -el Evangelio de San Lucas 12,13-21 y teniendo como trasfondo el libro del Eclesiastés y la Carta de San Pablo a los Colosenses- Monseñor Oscar hizo una reflexión, evocando también la Carta de San Pablo a Timoteo 6,10, donde dice: “El amor desmedido al dinero es la raíz de todos los males”.

En ese contexto, destacó la necesidad de “tener un corazón liberado de todas aquellas cosas que de alguna manera nos esclavizan en este mundo” y que endurecen, enceguecen y empobrecen nuestro corazón, ya que “no nos dejan ser libres para amar el proyecto de Dios en nuestra propia vida y menos para servir desinteresadamente al prójimo, teniendo un corazón sensible capaz de usar los medios materiales como un medio y no como un fin en sí mismos”.

Monseñor Oscar se refirió también al Evangelio de San Mateo 6,24, donde el mismo Jesús afirma que no se puede servir a Dios y al dinero, porque se aborrecerá a uno y se amará al otro, e instó a la comunidad a confiar en la Divina Providencia, ya que “quien busca al Señor como su único tesoro en la vida, todo lo demás el Señor lo dará por añadidura”.

El Vicario Episcopal de Arauco invitó a ser generosos en este mes de la solidaridad, mirando de cerca no sólo a Jesucristo, sino que también la figura de San Alberto Hurtado y el lema que acompañará a la vicaría a lo largo de todo este mes: “Hagamos la diferencia con Jesús solidario”.

Asimismo, llamó a que de verdad podamos vivir con toda la fuerza evangélica esta solidaridad con el prójimo, teniendo en cuenta las palabras de Jesús en el Evangelio de San Mateo 25, 40: “En verdad les digo que, cuando lo hicieron con alguno de los más pequeños de estos mis hermanos, me lo hicieron a mí”.

De esta forma, Monseñor Oscar llamó a la comunidad a “ser generosos desde la pobreza, pero con libertad, con amor, con generosidad”, no sólo en Curanilahue, sino en toda la Vicaría de Arauco, la Arquidiócesis y la Iglesia, para que “podamos realmente llevar a la práctica lo que decimos creer en el Evangelio y poner en práctica la fe que decimos profesar en Jesucristo Nuestro Señor”.

Finalmente agradeció la generosidad de quienes prestan servicio “en bien de nuestros hermanos más necesitados” e hizo referencia al pedido que hizo el Arzobispo de Concepción, Monseñor Fernando Chomali, en relación a los hogares de ancianos de la Arquidiócesis, “para que podamos estar atentos y también colaborar con enseres, ya sea pañales o útiles de aseo”.

Fuente: Comunicaciones Concepción
Concepción, 01-08-2022