Padre Gustavo Sterkens: “Es muy necesario tener más vocaciones a la vida sacerdotal»

Conoce el testimonio vocacional del Padre Gustavo Sterkens, quien es Párroco de la Parroquia San Pablo de Chiguayante y tiene 63 años de sacerdocio.

 
Miércoles 21 de Septiembre de 2022
El Padre Gustavo Sterkens nació en Bélgica, en una familia católica de 10 hermanos. Iba todos los días a misa y era acólito, además tenía un tío y dos primos que eran sacerdotes, por lo que “consideraba algo natural el pensar en esta vocación”.

Durante las vacaciones su tío siempre lo invitaba a una abadía de los Padres Norbertinos, por lo que “yo estaba acostumbrado a esta vida sacerdotal, a esta vida religiosa del convento”.

“Terminados mis estudios de enseñanza media, Dios me llamó y como yo conocía esta abadía, entré en el convento de los Padres Norbertinos”. Ahí hizo su noviciado y sus estudios de Filosofía y Teología, tras lo que fue ordenado sacerdote.

El Padre Gustavo destaca que para él no fue difícil, sino que fue algo natural al tener sacerdotes en su familia, por lo que “una vocación era algo bonito y es bonito ser sacerdote”.

Continúa leyendo esta nota en la página 42 de Revista Nuestra Iglesia. Puedes ingresar en este enlace.

Fuente: Comunicaciones Concepción
Concepción, 21-09-2022