Boletín Conali




MISAL ROMANO - Tercera Edición

PRESENTACIÓN
de la Congregación para el Culto Divino y los Sacramentos

Roma, 29 julio 2000

Excelencia Reverendísima,

Próximamente se publicará la tercera edición del Misal Romano; parte importante de esta obra será el texto de la "Institución General del Misal Romano" (IGMR), revisado y modificado según las observaciones de los reverendísimos miembros de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, y aprobado por el Sumo Pontífice.

?Aunque en su conjunto, la IGMR anterior ha sido conservada, sin embargo, se han introducido varias modificaciones sugeridas por la experiencia pastoral y el estudio muy provechoso del Arte de Celebrar.

Para que el clero sobre todo y los fieles reciban oportunamente la "Institución General del Misal Romano", ésta Congregación ha estimado conveniente ?el texto latín debiendo ser de derecho público- comunicarlo a su Excelencia, y le pide que, en el territorio de la Conferencia Episcopal, se den varias exposiciones en vista a enseñar a los sacerdotes sobre todo y a los diáconos acerca del espíritu y de ciertas disposiciones establecidas en este texto.

Por eso, esta Congregación pide instantemente a su Excelencia que tenga a bien preparar una versión de dicha "Institución General del Misal Romano", muy precisa y fiel, con la ayuda, no solo de expertos, sino también de los Obispos competentes al respecto. Ya que se trata de un texto que forma parte íntegra de un libro litúrgico, la versión misma, antes de que sea de derecho público, debe ser aprobada según las normas del derecho por la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal y será transmitida para confirmación a esta Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

Al hacer esta comunicación, le expreso mis sentimientos de gran estima, quedando muy unido a su Excelencia,

+ Georges A. Card. Medina Estévez Praefectus
+ Franciscus Pius Tamburrino Archiepiscopus a Secretis



MISAL ROMANO - Tercera Edición

PRESENTACIÓN
de la Conferencia Episcopal de Chile

Me es grato, como Presidente del Área Eclesial de la CECH, abrir esta página como un gran servicio a los Obispos de Chile y sus Vicarios, como a los Obispos de países vecinos, en vista a la renovación de la celebración de la Misa en nuestras Iglesias.

A penas la Santa Sede había hecho público el texto latín de la nueva "Presentación General del Misal Romano (IGMR)", nuestra Comisión de Liturgia empezó a comentarla en una serie de artículos en su boletín "CONALI Informa", que ha tenido gran acogida. También los pidieron los países del CONO Sur. Muchos Obispos o Vicarios los fotocopiaban para entregarlos a sus párrocos, lo que representa un medio eficiente y económico de la comunicación.

En efecto, el Santo Padre, según la Carta del Cardenal Prefecto de la Congregación para el Culto Divino, desea que los Obispos den a conocer al Clero y a los fieles, antes de la publicación del Misal en su 3ª edición, que estará disponible probablemente en el año 2003: "... pidiendo que se den varios comentarios en el territorio de su Conferencia Episcopal a fin de que se de a conocer sobre todo a los sacerdotes y diáconos acerca del espíritu y de ciertas disposiciones"...

Ya son 30 años que fue publicado el Misal Romano por el Concilio Vaticano II. Por eso se vio la necesidad de hacer algunos ajustes en la nueva edición. Por eso, la carta enviada a los Presidentes de Conferencias Episcopales añade: "Si bien se ha conservado el conjunto de la edición anterior, se han introducido varias modificaciones sugeridas a la luz de la experiencia pastoral y del estudio de expertos en le arte de celebrar"

Es cierto que la larga, la rutina ha hecho que se han modificado ciertas rúbricas, o se han introducido solamente muchos errores en nuestra manera de celebrar, e incluso, sin darse cuenta, muchos volvieron a prácticas pre-conciliares que extrañan por carecer de sentido.

Y sobre todo se ha perdido el sentido profundo de los ritos y su fuerza significativa. Los símbolos no necesitan explicaciones; se matan si se explican, tal como lo verifica el adagio: "La Liturgia no dice lo que hace, sino que hace lo que se dice".

Ya San Ambrosio hablaba de la "fuerza del rito" (De Misteriis).

El mérito de estos artículos es que no se limitan a la letra de las normas o las rúbricas, sino que tratan de descubrir el espíritu profundo que hay detrás de la letra.

Ojalá esta "mini-reforma" de la misa después de 30 años, sea para los sacerdotes la oportunidad de revisar su manera de celebrar y evitar así una cierta anarquía para que se refleje en la queja de numerosos fieles: "¿Por qué no todos los sacerdotes celebran la misa de la misma manera?" –No cabe duda que hay un cierto clericalismo en imponer cada uno de sus propias manías. El nuevo párrafo -n° 24- de la IGMR 2000, al hablar de las acomodaciones y adaptaciones permitidas en la celebración de la misa que competen al sacerdote, se refiere a algunos ritos o textos (cantos, lecturas, oraciones, moniciones y gestos) que, sin ser necesarios, responden mejor a la preparación y genio de los participantes. Y añade: "Sin embargo, recuerde el sacerdote que es servidor de esa sagrada Liturgia, y que no le está permitido, por iniciativa propia, añadir, quitar, o cambiar cosa alguna en la celebración de la misa"

(alude a SC n. 22)

Los preliminares de los libros litúrgicos, son todo Misal, Leccionario, Rituales, son de una gran riqueza doctrinal, pastoral y espiritual. Si el pastor los ignora (Cf. Lc 6, 39), ¿puede guiar a su rebaño? Todo pastor debería considerar como un deber de su cargo conocerlos, aprovechando, por ejemplo, los retiros espirituales...

Es de desear que esta mini-reforma sea la oportunidad de redescubrir el sentido profundo de los ritos, hacerlos más transparentes y expresivos; y para eso, tener la convicción de que, cuando celebra, el sacerdote no actúa en su propio nombre, ni como delegado de la oración, de la comunidad, ni como animador de celebración, sino que actúa "in persone Christi", lo re-presenta, lo hace presente, es sacramento de su presencia, le presta toda su persona para El pueda repetir hoy sus gestos salvadores y su Palabra viva.

Mons. Alejandro Goic K.
Obispo de Osorno
Presidente del Área Eclesial

 Contactarnos


Num Fecha Titulo Contenido
144 1 de diciembre de 2015 El lugar de la celebración penitencial "¿Cuál sería el mejor marco simbólico para expresar lo que un sacramento tan conmovedor como el de la Reconciliación realiza en la intimidad del alma de un penitente? Vamos a proponer aquí algunos puntos para iniciar una reflexión sobre el lugar sagrado del sacramento de la Penitencia"
143 1 de noviembre de 2015 La Sede: donde el Señor Jesús nos preside y enseña "La Sede es un lugar litúrgico, muchas veces, poco valorado o cuidado; sin embargo, tiene una gran importancia, que en estas breves líneas se quiere invitar a conocer"
142 1 de octubre de 2015 Nave, lugar de los fieles en la Eucaristía "Nos detendremos en la "nave", "lugar de los fieles" en la Liturgia (?). En esta presentación recordaremos a grandes rasgos, primero, algo de la evolución que ha ido viviendo la nave del templo católico, en Occidente, para destacar, luego, algunos elementos más específicos"
141 1 de octubre de 2015 El Sagrario o Tabernáculo "Para entender la concepción actual del sagrario en la Iglesia, se revisará cómo ha sido el desarrollo de la Reserva Eucarística a lo largo de los siglos, y al final se ofrecerán algunas reflexiones sobre la misma en los tiempos que vivimos"
140 1 de junio de 2015 La Puerta de la Iglesia "La puerta no es solo un dispositivo funcional (permitir la entrada y salida hacia y desde un lugar, o de del paso de dos estados o dos mundos) sino que es unlugar simbólico, es el acceso a la revelación. (?) La puerta es signo escatológico ya que es símbolo de acceso a lo divino, a lo trascendental, a la luz. ¿Por qué la puerta es un signo litúrgico?".
139 1 de mayo de 2015 el Ambón "Con la reforma de la liturgia del Concilio Vaticano II, uno de los espacios litúrgicos importantes a recuperar es el ambón, que mucho más que ser un mueble es un lugar litúrgico. En él se proclama la Palabra de Dios, en la que el "En aquel entonces?" se convierte en el "hoy" de la salvación y así el recuerdo se hace presencia".