COMENTARIOS de CINE



Portada La Iglesia va al Cine Sitios y blogs de Chile Todos los Comentarios

La Mula

por Carlos Correa

Un anciano, otrora exitoso en el cultivo y venta de flores, ve cómo el paso del tiempo deshace su negocio y lo lleva a la quiebra. Culpa de “Internet”, dice Earl Stone, interpretado por Clint Eastwood en una película que también lleva su firma como director.

El nonagenario protagonista se ve de improviso sin rumbo. Una cuota de amargura, decepción y orgullo lo impulsan a aceptar un trabajo que parece sencillo; manejar centenas de kilómetros para transportar mercancías. Lo que Earl desconoce es el tipo de carga y el peligro que conlleva este nuevo oficio. Tampoco tiene nociones acerca de los códigos del trato, no sabe usar un celular ni menos enviar mensajes. Earl es un outsider de la cultura moderna y no le es ningún problema, porque la detesta con toda la libertad que le otorgan los largos años recorridos.

Sin embargo el negocio resulta rentable y lucrativo. Los primeros encargos le dan una utilidad monetaria que le permiten saldar algunas deudas familiares e incluso logra proporcionar ayudas sociales como por ejemplo al club local de veteranos de guerra del que forma parte. Pero la relación con su familia no solo tiene que ver con el dinero. Ha estado ausente de la mayoría de los acontecimientos importantes, por ello su ex esposa no lo tolera, su hija no le habla y solo encuentra un hilo de compasión en su joven nieta que está por contraer matrimonio.

Con muy pocos elementos, Clint Eastwood se basa en un artículo de prensa que da cuenta de la historia real de Leo Sharp, un veterano de la Segunda Guerra Mundial que a sus noventa años se convirtió en traficante de drogas del Cártel de Sinaloa. El guion escrito por Nick Schenk fluye de la mano del director, sin vacíos, con un ritmo exacto, con las pausas apropiadas y con los momentos precisos de tensión que el relato necesita para construir la historia.

La película trasunta humanidad. Habla del ocaso de la vida, de la familia, de las frustraciones y las perdidas, las oportunidades y decisiones tomadas; todo lo que constituye un extenso, difícil y complejo camino recorrido. Eastwood se ve realmente anciano. No advertimos si es por el personaje, si es por sus 88 años o bien una mezcla de estos y otros factores. Lo que sorprende es que sin duda es él quien está detrás de la cámara, actúa y es responsable de un proyecto que, como nos tiene acostumbrados, es de impecable factura, algo propio del sello que lo caracteriza.

El protagonista demuestra su experiencia no solo por su aspecto físico. Viene de vuelta, literalmente. Es justamente la expresa ausencia de temor la que le permite ser generoso y bondadoso. Nunca deja de ser el personaje que ha sido. Muy por el contrario, disfruta de la compañía femenina sin ningún pudor y tal vez por ello, las tres mujeres más importantes de su vida le recuerdan permanentemente que su lazo afectivo prácticamente no existe y que no merece ninguna oportunidad ni menos su perdón.

Por cierto la historia no se completa sin la presencia policial. Dinero y drogas asegura que alguien esté detrás de la operación, y por ello el agente Colin Bates -Bradley Cooper- está decidido a desbaratar la red, encontrar al “Tata” y con ello acercarse un poco más a la organización central.

El atípico narcotraficante está preso de las circunstancias. Lo sabe tan bien que a modo de predicción es capaz de dedicarle un consejo y enseñanza al joven agente. “La familia es lo más importante... me dediqué más al trabajo que a mi familia por tratar de ser alguien... alguien que no fuera el fracaso que soy en el hogar...” Cierto, son palabras o frases que hemos escuchado más de una vez, pero vuelven a cobrar sentido al escucharlas en pantalla, sobre todo en boca de Clint Eastwood y dirigidas a Bradley Cooper. Dos desconocidos en la historia, pero grandes amigos en la vida real. Profesor-alumno, maestro-discípulo; una estrecha relación que Cooper honra con su excelente primer trabajo como director en “Nace una estrella”, donde la mano sabia de su mentor es nítida y cristalina. Tan transparente como el experimentado Eastwood lo transmite con “La Mula”.

FICHA TÉCNICA

Título original: The Mule
Año: 2018
Duración: 116 minutos
País: Estados Unidos
Productora: Imperative Entertainment / Warner Bros. / Bron Studios / Malpaso Productions. Distribuida por Warner Bros.
Género: Drama | Vejez. Basado en hechos reales. Drogas
Guion: Nick Schenk (Artículo: Sam Dolnick)
Música: Arturo Sandoval
Fotografía: Yves Bélanger
Reparto: Clint Eastwood, Bradley Cooper, Michael Peña, Taissa Farmiga, Laurence Fishburne, Ignacio Serricchio, Alison Eastwood, Dianne Wiest, Diego Cataño, Robert LaSardo, Lobo Sebastian, Andy García, Clifton Collins Jr., Manny Montana, Jill Flint, Noel Gugliemi, Loren Dean, Katie Gill, Daniel Moncada, Victor Rasuk, Devon Ogden, Ashani Roberts, Lee Coc, Rey Hernandez, Joe Knezevich, Derek Russo
Dirección: Clint Eastwood

 

Últimos Estrenos

La vida secreta de las mascotas 2

Dirigida por:
Chris Renaud, Jonathan del Val
Comenta
Carlos Correa

Dolor y Gloria

Dirigida por:
Pedro Almodóvar
Comenta
Carlos Correa

Toy Story 4

Dirigida por:
Josh Cooley
Comenta
Juan Pablo Donoso

La Viuda

Dirigida por:
Neil Jordan
Comenta
Juan Pablo Donoso

Tolkien

Dirigida por:
Dome Karukoski
Comenta
Juan Pablo Donoso

Rocketman

Dirigida por:
Dexter Fletcher
Comenta
Carlos Correa