Homilía Te Deum
  Descargar Archivo (PDF)

Homilía Te Deum

Fecha: Sábado 18 de Septiembre de 2004
Pais: Chile
Ciudad: Melipilla
Autor: Mons. Enrique Troncoso Troncoso

(Filip. 1, 27-30; Jn.15-8-13)

1.- Aquí cabe toda la Patria, unida en un acto de alabanza y acción de gracias al Padre Dios. En la Fiesta de la Independencia Nacional, el país celebra su historia y su identidad como pueblo soberano y libre, con todas sus raíces, sus gestas heroicas y su desarrollo espiritual y material, de antes y de ahora.

Es momento para recoger toda esa realidad y ese devenir y presentarlo como alabanza y ofrenda al Señor de la Vida y de la Historia. Es reconocer la presencia amorosa del Padre común, inspirando y acompañando nuestra historia; y también reconocer tantos valores humanos y cristianos en las múltiples actividades de los chilenos, sobre todo cuando aman y sirven a sus hermanos. Entonces, toda esa vida la presentamos aquí en la oración.

Por tanto, esta alabanza en el día de hoy quiere expresar una sincera gratitud al Dios de Bondad que nos ha dado este territorio vasto y tan variado; gratitud por lo que somos, como fusión de razas, con rica diversidad de heroísmo, altibajos de entendimientos y enfrentamientos, gozos, dificultades y esperanzas. Y gratitud especial por el gran don de la fe cristiana que nos hace conscientes de nuestra grandeza y dignidad, nos invita a ser verdaderos hermanos, nos consuela en las tristezas y dolores, y a la vez nos alegra y fortalece para vivir, trabajar y hacer un camino que un día será pleno y con una meta de vida eterna y perfecta. Por eso, recibamos esa Palabra de Dios que nos anima: “Permanezcan firmes en un mismo Espíritu y luchen con un solo corazón por la fe del Evangelio” (Filip. 1, 27); y sabemos que esto se ha vivido innumerables veces en la historia de Chile.

2.- Y más aún, en un momento de alegría y de fiesta, queremos recordar especialmente lo más positivo de la historia y las riquezas espirituales que se siguen viviendo hoy.

Me refiero particularmente, hablando de riquezas espirituales a tantas familias que antes y ahora viven el gozo del amor esponsal y filial; familia que es creación directa del mismo Dios desde la creación, reconocida así en la Declaración de las Naciones Unidas cuando dice: “el elemento natural y fundamental de la sociedad” (art. 16, 3 de “Declaración Universal de los derechos del hombre”; calificada por el Papa como el “patrimonio más originario y sagrado de la humanidad” (Meditación del 17-04-1994), y concluyendo que además de defenderla y protegerla, “lo que amenaza a la familia, en realidad amenaza al hombre”. Agreguemos nosotros que la Patria es familia de familias. Luego, como riqueza espiritual, mencionemos a tantas organizaciones que unen a la gente, la organizan y trabajan por objetivos comunes (como tantas Juntas Vecinales, Sindicatos, Cooperativas o acciones similares; incluso los partidos políticos, los organismos de desarrollo y promoción humana y social, o de investigación y capacitación, etc.). Gracias a Dios hay una inmensa red de estos organismos; y a los cuales debemos sumar una gran cantidad de entidades de solidaridad para ayudar a discapacitados, ancianos, niños abandonados, jóvenes en rehabilitación de droga o alcohol, enfermos de diversa índole, etc. Son muestras de valores vivos de amor fraterno y servicio desinteresado. Que hermoso que en algunas ciudades de Chile haya sido editada una Guía para la Acción Solidaria, con gran número de instituciones de acción fraterna.

Enseguida, tantos servicios públicos y privados, que organizan, orientan y ayudan la salud, la educación, la producción y el comercio, el trabajo en si mismo como realización y cooperación, las artes y el deporte, la vivienda y el transporte y comunicaciones, etc., etc. Y abarcando todo este conjunto, la Iglesia y el Estado; la Iglesia, para llamar continuamente a la fe, a la conversión, al amor, a vivir por los grandes ideales del Evangelio de Jesús, que animará la vida completa. Y el Estado, para aunar toda la vida social, las organizaciones y desafíos concretos para seguir construyendo un país donde todos participen, todos sean libres e iguales como indica el ideal democrático, para que aporten y reciban.

¿Cómo no estar contentos de nuestra Patria? ¿Cómo no reconocer y dar gracias por toda esa riqueza interior? Pues eso es lo que produce toda la acción personal y social, y todas las estructuras humanas que sostienen y hacen efectiva la intención de servir, trabajar y de vivir en familia, en sociedad organizada y eficiente en sus propósitos. Aquí escuchemos de nuevo el llamado de Jesucristo: “Mi Padre encuentra gloria en esto: que ustedes produzcan mucho fruto, llegando a ser con esto mis auténticos discípulos” (Jn. 15, 8). Y luego agrega: “Yo les digo esto para que mi alegría esté en ustedes… y mi mandato es éste: Ámense unos a otros como Yo los he amado” (Jn. 15, 11 – 12).

En todo lo mencionado, vemos mucho fruto y continua labor y esfuerzo, con inmensos valores. Sin desconocer, por supuesto, las debilidades, fallas y defectos en esas mismas instancias, que por ser humanas, tendrán siempre grandeza y miseria a la vez. Los cristianos decimos: es la mezcla de gracia y pecado en nuestra existencia terrena.

3.- Enseguida creemos que es importante visualizar también los desafíos y tareas del momento actual, para seguir respondiendo a nuestra vocación humana y cristiana: somos hombres creyentes y por eso conscientes del momento histórico que nos toca afrontar y construir.
Somos conscientes de que nuestro país ha ido entrando en la llamada globalización del mundo como experiencia de comunicación multifacética entre todos los países; experiencia relativamente nueva que augura desarrollo fuerte, ayuda recíproca, desafíos de cultura en confrontación y un pluralismo exigente que provoca una claridad de pensamiento y una creencia bien definida. Consideramos que será muy importante lograr una visión amplia y futurista y muy aterrizada que no deje a nadie pisoteado u olvidado en aras de una unión universal, Y sobre todo que los cristianos sepamos aportar los valores propios de la fe y de la solidaridad de modo que la integración sea profunda y no solo guiada por los puros intereses comerciales. Por lo tanto es humanizar esos caminos que en sí son valiosos pero que fácilmente se tiñen de intereses puramente materiales.

Mirando el interior de la Patria, vislumbramos una preocupación seria y creciente por la superación de la pobreza extrema, igualmente por mejorar el importantisimo campo de la educación, el ámbito de la familia y de los adultos mayores; vemos esfuerzos constantes por crecer en desarrollo económico y social; buscando una mayor participación política, partidista al tener que enfrentar pronto unos comicios municipales; anhelos también de ofrecer caminos a la juventud y una preocupación seria por el ámbito laboral junto a las dificultades constantes que allí se presentan.

Especialmente se nota una preocupación fuerte por enfrentar el desempleo que es lo que más produce la falta de esperanza en la gente.

También se nota una preocupación acerca de la seguridad ciudadana y de la violencia que se desata en ciertos momentos. Hay preocupación referente a temas como la honra de toda persona y así con altos y bajos el país se nota en una búsqueda constante y a la vez en discusión sobre su presente y su futuro.

Frente a toda la situación actual de nuestro país, los Obispos de Chile, en este mes de la Patria presentan al país un documento de reflexión que se llama “En Camino al Bicentenario”.

Es un documento de trabajo y por lo tanto es para estimular la reflexión y ayudar a sopesar las propias responsabilidades y amando también a muchos, especialmente a algunos grupos a seguir construyendo con más fuerza el futuro de nuestra Patria. En él decimos textualmente: “Construir la Patria es una tarea interesante, hermosa, desafiante, que a todos nos concierne, más aún si tenemos presente que en ella nos preparamos a vivir en la Patria definitiva y plena que todos anhelamos”. En este sentido pensamos que el Bicentenario de nuestra Independencia Nacional, puede ser ocasión de reencuentro con “el alma de Chile”, en palabras consagradas por el recordado Cardenal Silva Henríquez, y de proyección de la mirada hacia el futuro con la voluntad de refundar a Chile, a partir de la fecundidad de los valores esenciales que sustentan nuestra identidad nacional.

El Bicentenario de nuestra Independencia acontece en tiempos en que la discusión valórica ha cobrado especial interés en temas tan cruciales como el respeto por la vida, el servicio público, el futuro del matrimonio y la familia, el desarrollo económico, la calidad de vida, la extensión de las mismas oportunidades a todos y la justicia social, el sentido y el ejercicio de la sexualidad, la libertad de expresión y el respeto debido a las personas, y tantos otros que se debaten entre nosotros.

Bien sabemos que estos temas, entre otros tantos comprometedores del futuro de nuestra convivencia, forman parte de un tránsito cultural de proporciones. Aquí están en juego principios y convicciones fundamentales; formularlos y asumirlos en un debate democrático puede ser extraordinariamente fecundo para todos.

Y luego más adelante los Obispos dicen “En todos estos campos y muchos otros la Iglesia está convencida de la eficacia inigualable del diálogo como método de discusión y desconfía radicalmente en la imposición autoritaria de los puntos de vista de quienes ejerzan el mayor poder político, social, económico o comunicacional”.

Y luego agregan que estas reflexiones han motivado a proponer a todos los católicos este documento de trabajo para estimular un amplio debate y ofrecerlo también a otros hermanos creyentes y no creyentes con el fin de escucharnos y enriquecer estas reflexiones. El documento presenta los valores que orientan primero a la propia Iglesia Católica y después de esas páginas directamente tiene un capítulo especial que se llama: “El Bicentenario y los Constructores de la Paz”.

Presenta brevemente que la Iglesia de América Latina desde hace muchos años ha hecho dos opciones preferenciales: la primera en favor de los pobres y la segunda en favor de los jóvenes y que luego ha agregado una opción preferencial por la familia.

Y enseguida hace el llamado directo a los grupos llamados constructores de la sociedad pluralista en América Latina y que pueden entonces pueden tener especial relevancia y responsabilidad.

Aunque todos somos de verdad constructores de la historia y de la sociedad en la que vivimos, se considera que hay grupos que tienen un especial peso y por lo tanto una mayor responsabilidad todavía. Y por eso la Iglesia hace un llamado especial a los siguientes grupos:

a) los intelectuales y los educadores,
b) los políticos, gobernantes y legisladores,
c) los administradores de justicia,
d) los empresarios y los líderes económicos
e) los trabajadores y los sindicalistas,
f) los artistas,
g) líderes comunitarios y organizaciones de la sociedad civil,
h) los comunicadores sociales,
i) las fuerzas armadas y policiales,
j) la familia,
k) los jóvenes,
l) quienes intervienen en el cuidado y cultivo de la creación.

Es decir entonces, que la Iglesia quiere seguir aportando lo que es y a la vez quiere ser un vínculo de unión y de convocación.

Los cristianos tenemos pues, el gran desafío de ser de verdad lo que decimos ser y creer; y confesarlo con valentía y con fuerza. Solo así aportaremos a un mundo con valores, con alegría de vivir y de trabajar por los demás, especialmente por la familia, por la Patria y por Dios.

Damos todo el honor y la gloria al Señor Jesús, el Hijo de Dios y hermano universal, que nos sigue llamando y entregando la vida y la tierra y especialmente la fuerza del amor y de la fe. Amén.

+ Enrique Troncoso Troncoso
Obispo de Melipilla
Buscador
 


Destacados

2023  -  2020  -  2019  -  2017  -  2016  -  2015  -  2014  -  2013  -  2012  -  2011  -  2010  -  2009  -  2008  -  2007  -  2006  -  2005  -  2004  -  2003  -  1999  -  1997  -  1996  -  1995  -  1994  -  1993  -  1992  -  1990  -  1989  -  1988  -  1987  -  1986  -  1985  -  1984  -  1983  -  1982  -  1980  -  1979  -  1978  -  1977  -  1975  -  1974  -  1973  -  1972  -  1971  -  1970  -  1961  -  1959

2020  -  2019  -  2018  -  2017  -  2015  -  2013  -  2012  -  2011  -  2010  -  2009  -  2008  -  2007  -  2006  -  2005  -  2004  -  2003  -  2002  -  2001  -  1997  -  1994  -  1993  -  1992  -  1981  -  1980  -  1979  -  1978  -  1977  -  1973  -  1968  -  1966  -  1964  -  1962  -  1961  -  1959  -  1958  -  1957  -  1956  -  1953

2020  -  2019  -  2018  -  2017  -  2014  -  2013  -  2012  -  2011  -  2010  -  2009  -  2008  -  2007  -  2006  -  2005  -  2004  -  2003  -  2002  -  2000  -  1999  -  1998  -  1997  -  1996  -  1995  -  1994  -  1993  -  1992  -  1991  -  1985  -  1981  -  1978  -  1977  -  1976  -  1975  -  1974  -  1973

2023  -  2022  -  2021  -  2020  -  2019  -  2018  -  2017  -  2016  -  2015  -  2014  -  2013  -  2012  -  2011  -  2010  -  2009  -  2008  -  2007  -  2006  -  2005  -  2004  -  2003  -  2002  -  2001  -  2000  -  1999  -  1998  -  1997  -  1996  -  1995  -  1994  -  1993  -  1992  -  1991  -  1990  -  1989  -  1988  -  1987  -  1986  -  1985  -  1984  -  1983  -  1982  -  1981  -  1980  -  1979  -  1978  -  1977  -  1976  -  1975  -  1974  -  1973  -  1972  -  1971  -  1970  -  1969  -  1968  -  1967  -  1964  -  1961  -  1960  -  1959  -  1957  -  1952

2019  -  2018  -  2017  -  2016  -  2015  -  2014  -  2013  -  2012  -  2011  -  2010  -  2009  -  2008  -  2007  -  2006  -  2005  -  2004  -  2003  -  2002  -  1989  -  1988  -  1970

2023  -  2022  -  2021  -  2020  -  2019  -  2018  -  2017  -  2016  -  2015  -  2014  -  2013  -  2012  -  2011  -  2010  -  2009  -  2008  -  2007  -  2006  -  2005  -  2004  -  2003  -  2002  -  2001  -  2000  -  1999  -  1998  -  1988  -  1985  -  1981  -  1978

2023  -  2022  -  2021  -  2020  -  2019  -  2018  -  2017  -  2016  -  2015  -  2014  -  2013  -  2012  -  2011  -  2010  -  2009  -  2008  -  2007  -  2006  -  2005  -  2004  -  2003  -  2002  -  2001  -  1999  -  1998  -  1997  -  1996  -  1995  -  1994  -  1992  -  1990  -  1989  -  1988  -  1987  -  1986  -  1985  -  1983  -  1982  -  1981  -  1980  -  1979  -  1978  -  1977  -  1976  -  1975  -  1974  -  1973  -  1972  -  1971  -  1970  -  1957  -  1952

2023  -  2014  -  2008  -  2007  -  2006  -  2002  -  1987  -  1985  -  1981  -  1978  -  1976  -  1975  -  1973  -  1971  -  1970  -  1969  -  1968

2022  -  2018  -  2016  -  2014  -  2011  -  2010  -  2009  -  2008  -  2007  -  2006  -  2005  -  2004  -  2003  -  2000  -  1996  -  1995  -  1991  -  1977  -  1974  -  1973  -  1967  -  1955

2019  -  2018  -  2017  -  2015  -  2014  -  2013  -  2011  -  2010  -  2009  -  2008  -  2007  -  2006  -  2005  -  2004  -  2003  -  1999  -  1998  -  1995  -  1994  -  1992  -  1987