Diócesis de Osorno festejó a Nuestra Señora de la Candelaria en Fiesta de la Presentación del Señor

Diócesis de Osorno festejó a Nuestra Señora de la Candelaria en Fiesta de la Presentación del Señor

Con gran fervor, recogimiento, profundidad y sencillez, la porción del pueblo de Dios en la Iglesia osornina expresó su fe a través de su devoción a la Virgen María en la advocación de Nuestra Señora de la Candelaria, este viernes 2 de febrero en el Santuario de Misión Rahue, en la parroquia de San Pablo, en el templo parroquial de Riachuelo y en capillas de Cerro Alegre de Entre Lagos, y de Remehue.

 
Sábado 03 de Febrero de 2024
En la parroquia Nuestra Señora de la Candelaria de la comuna San Pablo cada año se viven la fiesta, segunda en importancia de fluidez de peregrinos, con un nutrido programa en que se incluye la Misa de la Luz, que como cada año se celebra en vísperas de la celebración del día de la Santa Patrona. Este año, fue presidida por el obispo Carlos Godoy Labraña y concelebrada por el Vicario General, padre Cristian Cárdenas Aguilar; además del párroco, Claudio Fábrega Aspe ofm, el vicario parroquial, padre Eugenio Prado Riquelme ofm, y el presbítero Williams San Martín Bello.

La fiesta también tuvo lugar en la parroquia San Joaquín y Santa Ana en Riachuelo igualmente presidida por el Pastor de la Iglesia osornina, y concelebrada por el Vicario General y el párroco, padre Mauricio Cárdenas Barros, donde después de la celebración Eucarística la asamblea peregrinó junto a la venerada imagen de la Virgen de la Candelaria.

En la capilla Nuestra Señora de la Candelaria de Cerro Alegre, perteneciente a Nuestra Señora de Fátima en Entre Lagos, el párroco del lugar, padre Matías Dato presidió la Santa Misa y luego hubo procesión por las principales calles del sector. Lo propio vivió la comunidad de la capilla Nuestra Señora de la Candelaria en Remehue, lugar distante a 10 kilómetros de Osorno, donde presidió el Banquete Eucarístico el padre Eugenio Prado Riquelme ofm.

En la celebración mayor de Nuestra Señora de la Candelaria en la capital provincial, como es tradición la Peregrinación Nocturna congregó a fieles y devotos de distintas comunidades diocesanas, quienes llegaron con velas para recorrer el itinerario desde la parroquia Nuestra Señora de Lourdes hasta el Santuario de Misión Rahue, cantando, haciendo oración, escuchando las virtudes de la Madre del Señor y la Palabra de Dios, y muchos feligreses se fueron uniendo en el camino.

Al llegar la caravana de peregrinos, el Rector del Santuario, padre Mauricio Bello Araya dio la bienvenida a los caminantes, para pronto acompañar el traslado de la imagen de la “Morenita de la Misión Rahue” hasta el estrado donde el padre Adrián de Vet, ofm Cap, , párroco de la parroquia San Juan Bautista, presidió la primera misa del día y bendijo los artículos religiosos que los peregrinos llevaron para dicho efecto.

El programa celebrativo continuó desarrollándose hasta la llegada de representantes del pueblo Huilliche Mapuche y la Banda que presentó su rogativa ante la imagen de Nuestra Señora de la Candelaria. Todos ellos junto a un grupo de Cuasimodistas, ingresaron a la celebración acompañados por el Obispo de la Diócesis de Osorno, Carlos Godoy Labraña y el Rector del Santuario.

En la oportunidad don Arturo Marinao, Cacique de la Jurisdicción de San Juan de la Costa y el obispo, entregaron su saludo y dieron gracias por la presencia de los fieles que llegaron a celebrar la fe junto a la Madre del Señor. Inmediatamente después se inició la Misa Solemne de la Fiesta y la posterior procesión por el entorno del Santuario de Misión Rahue.

Mensaje del Obispo Carlos Godoy
En su homilía, el Pastor de la Iglesia osornina reflexionó en torno las lecturas de la Fiesta de la Presentación del Señor en el Templo, y resaltó que salen al encuentro de la Familia de Nazaret dos laicos ancianos que esperaban al Mesías y que agradecen estarlo viendo, “Ambos ancianos lo reconocen como la luz que viene a iluminar a los pueblos”.

Destacó entonces tres rasgos de Simeón: primero su búsqueda honesta e inquieta, “Busca al Señor, dejando entrever su profundo deseo de encontrarlo. Buscar y hallar, dos movimientos tan propios del que ama apasionadamente”, y preguntó “¿Cuáles son nuestras búsquedas más profundas?” y aseguró que a menudo las personas se desgastan buscando tener más recursos económicos o sucumbiendo en la sociedad del consumo o “buscando escapar de la enfermedad, de la sociedad, de las tristezas o del conflicto. Pero escapar ¿hacia dónde? ¿hacia quién? La respuesta nos la da hoy Simeón”.

“Busquemos al Señor, no nos cansemos de hacerlo, aunque algunas veces las propias dificultades entorpezcan el reconocimiento del rostro de Dios. No dejemos que el sufrimiento, la pena, el dolor nos roben el auténtico deseo de encontrarlo. Dios mismo actúa en nuestra vida no como escondidizo, o jugando a las escondidas. ´Dios está ya en el interior mismo de la búsqueda´, Dios se deja encontrar apenas el ser humano lo busca. El desafío es aprenderlo a encontrar, en lo sencillo, en lo simple, en lo pequeño”, aseguró el obispo.

El segundo rasgo de Simeón es que se deja conducir por el Espíritu Santo, “Así lo dice el texto bíblico, impulsado por el Espíritu Santo va al templo donde encuentra al Niño Jesús”, señaló y dijo que “Asimismo, el Espíritu Santo puede venir en nuestra ayuda fecundando nuestro frágil corazón y llenarlo de sentido” e instó a cada creyente a preguntarse “¿Cómo es mi relación con él? ¿Recurro con frecuencia al Espíritu Santo cada vez que debo tomar decisiones? ¿Le pedimos al Espíritu Santo que venga en nuestra ayuda para orar mejor? Hagámonos amigos del Espíritu Santo, que sin duda puede llegar a convertirse en nuestro gran aliado”.

Tercero, “Simeón da testimonio del Mesías. Dice el texto que tomó al niño en sus brazos y bendijo a Dios. Probablemente lo haya levantado para dirigirse a Dios, tal como lo hacían los judíos en el momento de la presentación de sus primogénitos. Simeón muestra a Jesús y da testimonio de él”, dijo monseñor Carlos y aseveró que hoy “más que nunca necesitamos cristianos que no teman en mostrar a Jesús con sus vidas impregnadas del suave aroma de Cristo. No hay nada más eficaz en la evangelización que ver a un cristiano coherente con su fe. Su vida se transforma en luz para los otros”.

Finalmente, aseguró que “La candela, es una vela encendida que no se oculta, que se muestra. María es la Candelaria, porque siempre nos muestra a su Hijo Jesús que es la Luz de los pueblos que quiere iluminar todas las realidades, especialmente las que más necesiten de claridad, libertad, justicia y paz. Hoy viene a iluminar tu corazón para darte consuelo y esperanza. Confía en ella, que puede interceder ante su Hijo por tus anhelos y necesidades más profundas”.

Fuente: Comunicaciones Osorno
Osorno, 03-02-2024
   Galerías:
Ver Galería
Ver Galería
Ver Galería
Ver Galería