“Jesús ha resucitado verdaderamente”: Solemne Vigilia Pascual en la Catedral de Concepción

“Jesús ha resucitado verdaderamente”: Solemne Vigilia Pascual en la Catedral de Concepción

La Vigilia Pascual fue presidida por el Administrador Diocesano de Concepción, Monseñor Bernardo Álvarez.

 
Domingo 31 de Marzo de 2024
Con la bendición del fuego nuevo en el atrio de la Catedral, el Administrador Diocesano y Obispo Auxiliar de Concepción, Monseñor Bernardo Álvarez, dio inicio a la Vigilia Pascual, a las 20:00 horas de este sábado 30 de marzo.

En su homilía, Monseñor Bernardo afirmó que “en esta noche santa hemos sido testigos de cómo la luz nueva ilumina toda oscuridad, hemos sido testigos de cómo el canto nuevo anuncia en el silencio que tanto el cielo como la tierra están llamados a exultar de alegría, de gozo, porque Cristo asciende victorioso del abismo, se une definitivamente el cielo con la tierra, lo humano con lo divino”.

“La Iglesia nos reúne en Vigilia Pascual. La liturgia de esta noche santa nos hace revivir el misterio de la resurrección de Jesús, que ilumina y da sentido en Dios a toda la historia de la salvación, como hemos escuchado hermosamente en la liturgia de la Palabra”, agregó.

Haciendo alusión al Evangelio según San Marcos 16, 1-8, donde se relata que las mujeres se dirigen al sepulcro para completar los ritos fúnebres del cuerpo de Jesús, explicó que “con este hecho queda claro que en su expectativa humana estaba sólo la muerte, sólo el sepulcro. Es decir, el fin, todo ha terminado en el sepulcro. Pero acontece lo inesperado. Aún cuando Jesús ya antes había anunciado su resurrección (…) La piedra está corrida, ven a un joven que les anuncia la resurrección de Jesús, se sobresaltaron, se llenaron de sorpresa. El mensajero de Dios les anuncia el corazón del misterio”.

“Corazón que todos nosotros debiéramos siempre atesorar también en lo profundo de nuestro ser. De algún modo, con esta noche santa, acoger la buena noticia, el gran anuncio, el Evangelio, que no es otro que Jesús de Nazaret, el Crucificado, ha resucitado. Esa es nuestra esperanza: Jesús ha resucitado verdaderamente”, enfatizó.

Monseñor Bernardo dijo que el anuncio del ángel se convierte inmediatamente en un mandato y aquellas mujeres fueron llamadas a ser “las primeras anunciadoras, las primeras mensajeras para los discípulos del Señor”, a quienes deben recordarles que, tal como lo había anunciado, Jesús irá antes que ellos a Galilea. El mensajero les dice: “Allí lo verán”.

Recordando una hermosa homilía del Papa Francisco, destacó que “volver a Galilea significa volver al amor primero, volver a la primera llamada, justamente, de Jesús de Nazareth. Para nosotros significa hoy día, a la luz de la invitación del ángel, volver a una nueva llamada, en este caso, al encuentro con el Resucitado. En Galilea lo podemos encontrar”.

“No obstante, este gran y alegre anuncio provocó en las mujeres un sentimiento de temor y espanto. De algún modo manifiesta lo inconmensurable que significa este acontecimiento. Es verdaderamente un acontecimiento excepcional, supera toda expectativa humana (…) La resurrección de Jesucristo, pero también el misterio de su pasión y muerte, es el acto supremo de amor y fidelidad de parte de Dios hacia nosotros. Así se manifiesta, en definitiva, el verdadero poder de Dios, en Jesús, el Crucificado que ha resucitado. Vive totalmente el drama humano, inclusive comparte nuestra muerte. Pero, gracias a Dios, no se queda allí, lo vive pero para regalarnos una nueva vida. Es por eso que en esta noche santa y ojalá todos los días podamos cantar con tanta gratitud y alegría: feliz la culpa que nos mereció tan grande Redentor”, puntualizó.

Luego de la homilía, Monseñor Bernardo Álvarez bendijo el agua y se distribuyó el fuego desde el Cirio Pascual, tras lo cual los fieles renovaron sus promesas bautismales.

Fuente: Comunicaciones Concepción
Concepción, 31-03-2024
   Galerías:
Ver Galería
Video: Vigilia Pascual