Una Navidad con sentido celebró Pastoral de Migrantes de Rancagua

Recobrar el sentido evangélico de esta fecha, brindando un momento de alegría y esperanza a quienes se encuentran lejos de su país, fue la gran motivación al entregar cajas de navidad y celebrar una fiesta navideña con los migrantes.

 
Jueves 27 de Diciembre de 2018
Ver Galería
Con una liturgia celebrada el pasado 26 de diciembre, por el padre Cristian Giadach, en la parroquia San Francisco de Rancagua, y con la entrega de 40 cajas navideñas a familias de migrantes, culminó la campaña una “Navidad con sentido”, desarrollada por el departamento Pastoral de Migrantes de la Diócesis de Rancagua.

Familias extranjeras con residencia en las ciudades de Rancagua, Graneros, Coltauco, San Vicente de Tagua Tagua, Quinta de Tilcoco y también las que participan en el Centro la Vida Siempre recibieron esta ayuda, que fue posible gracias al apoyo de los voluntarios de dicha pastoral, quienes incentivaron la campaña. En un principio ésta esperaba lograr 20 cajas navideñas para ser repartidas entre los hermanos y hermanas extranjeros de la Diócesis de Rancagua. No obstante, la motivación alcanzada permitió doblar esa meta, llegando a 40 familias.

El departamento Pastoral de Migrantes agradece a cada una de las personas que hicieron posible esta campaña, que espera replicar en el futuro.

Al respecto, la hermana Ximena Lazcano, del departamento de pastoral de migrantes, reflexionó, señalando que “ha sido una experiencia enriquecedora ver como tantas personas se unieron para brindar un espacio de alegría, encuentro y sana convivencia a quienes hoy viven situaciones difíciles en nuestra diócesis”.

A esta iniciativa se suma la desarrollada el pasado 15 de diciembre, cuando la Pastoral de Migrantes, junto a más de 30 niños y niñas de diferentes nacionalidades, celebró anticipadamente el nacimiento de Jesús y recibió al viejito pascuero, que llegó con algunos obsequios.

La pastoral de migrantes incentivó mediante estas acciones celebrar con espíritu evangélico la Navidad, brindando un momento de alegría y esperanza a quienes se encuentran lejos de su país y su hogar.

Por su parte, el administrador apostólico, monseñor Fernando Ramos Pérez, señaló que “para los migrantes la Navidad se transforma en un momento de mucha esperanza de que algo bueno va a surgir en su proceso migratorio”; y agregó que “el hecho que la comunidad diocesana abra un espacio de celebración de la Navidad con los migrantes, es darles una cuota de esperanza, animarlos en su camino, acogerlos como hermanos y que también puedan festejar la Navidad como un hecho importante en sus vidas”.

Fuente: Comunicaciones Rancagua
Rancagua, 27-12-2018