El Papa: La Declaración que he firmado con el Gran Imán aplica el Concilio II

El Papa Francisco en el vuelo de regreso de los Emiratos Árabes dialogó con los periodistas: el Documento sobre la Fraternidad Humana es un paso adelante que viene del Vaticano II. Sobre la carta de Maduro: no la he leído todavía, dijo.

 
Martes 05 de Febrero de 2019
«Ha sido un viaje demasiado breve pero para mí ha sido una gran experiencia. Creo que cada viaje sea histórico y también que cada uno de nuestros días sea para escribir la historia cotidiana. Ninguna historia es pequeña, cada historia es grande y digna. E incluso si es fea, la dignidad está oculta y siempre puede surgir». Con estas palabras el Papa Francisco ha introducido su larga conversación con los periodistas que lo han acompañado a los Emiratos. El Papa ha hablado largamente sobre el diálogo con los musulmanes, pero también ha respondido a las preguntas sobre Venezuela y sobre la carta enviada por Nicolás Maduro al Vaticano, así como de los abusos de los clérigos sobre religiosas.

¿Cómo se aplicará la Declaración sobre la Fraternidad en el futuro?

«El documento fue preparado con mucha reflexión y también orando. Tanto el gran Imán con su equipo como yo con el mío, hemos rezado tanto para lograr hacer este documento. Porque para mí solo hay un gran peligro en este momento: la destrucción, la guerra, el odio entre nosotros. Si nosotros creyentes no somos capaces de darnos la mano, abrazarnos, besarnos e incluso orar, nuestra fe será derrotada. Este documento nace de la fe en Dios, que es el Padre de todos y el Padre de la Paz. Condena toda destrucción, todo terrorismo, desde el primer terrorismo de la historia que es el de Caín. Es un documento que se ha desarrollado en casi un año, con ida y vuelta, oraciones ... se ha dejado madurar, un poco confidencial, no para dar a luz al niño antes de tiempo. Para que sea maduro».

Después de la firma histórica de ayer, en su opinión, ¿cuáles serán las consecuencias en el mundo islámico, pensando sobre todo en Yemen y Siria? ¿Y qué consecuencias habrá entre los católicos, visto que hay una parte de los católicos que la acusan de dejarse instrumentalizar por los musulmanes?

«Me acusan de dejarme instrumentalizar, ¡pero no solo por los musulmanes! ¡Por todos, incluso por los periodistas! Es parte del trabajo. Una cosa que quiero decir y lo repito claramente: desde el punto de vista católico, el documento no se ha movido ni un milímetro más allá del Concilio Vaticano II. Nada. El documento ha sido realizado en el espíritu del Vaticano II. Antes de tomar la decisión de decir: está bien así, lo terminamos así, se lo he hecho leer a algún teólogo e incluso al Teólogo de la Casa Pontificia que es dominicano con la hermosa tradición dominicana, no para ir a la caza de brujas, sino de ver lo correcto. Y él lo aprobó. Si alguno se siente mal, lo entiendo, no es algo cotidiano y no es un paso atrás. Es un paso adelante que viene de 60 años, el Concilio que debe desarrollarse. Los historiadores dicen que para que un concilio tenga consecuencias en la Iglesia se necesitan 100 años, estamos a medio camino. A mí también me ha pasado. Leí una frase del documento que me sorprendió y me dije: no sé si es segura. Sin embargo, ¡era una frase del Concilio! En el mundo islámico hay diferentes opiniones, unas más radicales, otras no. Ayer, en el Consejo de Sabios había al menos un chiíta y ha hablado bien. Habrá discrepancias entre ellos... pero es un proceso, los procesos deben madurar, como las flores, como la fruta».

La diplomacia vaticana de los pequeños pasos tiene una larga historia. Y en 1978 ha mediado entre Argentina y Chile: Juan Pablo II evitó una guerra entre los dos países. Ayer supimos que Nicolás Maduro les envió una carta desde Venezuela para reanudar el diálogo. ¿Qué estás haciendo o que piensa hacer? ¿Está dispuesto a mediar?

“La mediación entre Argentina y Chile fue un acto valiente de San Juan Pablo II, que evitó una guerra. Hay pequeños pasos, y el último es la mediación. Hay pasos iniciales, facilitadores, no sólo para el Vaticano sino para toda la diplomacia. Esto es lo que se hace en la diplomacia. Creo que en la Secretaría de Estado podrían explicar todos los pasos. Escuché antes del viaje que una carta de Maduro estaba llegando con valija diplomática. Aún no lo he leído, veremos qué se puede hacer. Pero para que una mediación tenga lugar, se necesita la voluntad de ambas partes, que ambas partes lo pidan. La Santa Sede en Venezuela estuvo presente en el momento del diálogo en el que participaron (el ex Presidente del Gobierno español) Zapatero y Mons. Tscherrig y luego continuó con Mons. Celli. Y allí nació un ratoncito. Ahora veré esa carta, veré lo que se puede hacer. Pero con la condición de que ambas partes lo pidan. Siempre estoy dispuesto. Cuando la gente va al cura porque hay un problema entre marido y mujer, primero va uno. Pero se pregunta: ¿la otra parte quiere o no quiere? Incluso para los países esta es una condición que debe hacerles pensar antes de pedir facilitación o mediación. E iré a España”.

La revista femenina del Osservatore Romano publicó un artículo denunciando el abuso sexual de las mujeres consagradas en la Iglesia por parte del clero. Hace unos meses, la Unión de Superiores Generales también presentó una queja pública. Sabemos que la próxima reunión en el Vaticano será sobre el abuso de menores, pero ¿podemos pensar que la Santa Sede puede hacer algo para abordar este problema con un documento o directrices?


“Es verdad, es un problema. El maltrato de las mujeres es un problema. Me atrevería a decir que la humanidad aún no ha madurado: la mujer es considerada de ‘segunda clase’. Empecemos por aquí: es un problema cultural. Luego vamos a los feminicidios. Hay países en los que el maltrato de las mujeres llega hasta el feminicidio y antes de llegar a su pregunta concreta, una curiosidad. ‘Hagan una investigación para saber si es verdad, pero me dijeron que el comienzo de la historia de las joyas femeninas ocurrió en un país muy antiguo del Oriente, donde existía la ley de rechazar, de repudiar a la mujer. Si su marido – no sé si es verdad – le decía: vete, en ese momento con lo que llevaba puesto, ella tenía que irse sin tomar nada. Y allí comenzaron a hacer joyas de oro y piedras preciosas, para tener algo para sobrevivir’. Es verdad, dentro de la Iglesia había clérigos que hacían esto. En algunas civilizaciones de una manera más fuerte que en otras. Ha habido sacerdotes y también obispos que lo han hecho. Y creo que todavía se está haciendo: no es que desde el momento en que te das cuenta, se termina. La cosa sigue así. Hemos estado trabajando en eso durante algún tiempo. Hemos suspendido a algún clérigo, expulsado, y también – no sé si el juicio ha terminado – disolvemos a alguna congregación religiosa femenina que estaba muy ligada a este fenómeno, una corrupción. ¿Debería hacerse algo más? Sí. ¿Tenemos la voluntad? Sí, lo tenemos. Pero es un camino que viene de lejos. El Papa Benedicto tuvo el valor de disolver una congregación femenina que tenía un cierto nivel, porque esta esclavitud, incluso la esclavitud sexual, había entrado en ella por parte del clero o por parte del fundador. A veces el fundador les quita la libertad a las monjas, puede llegar a eso. Quisiera subrayar que Benedicto XVI tuvo el valor de hacer muchas cosas al respecto. Hay una anécdota: él tenía todos los papeles de una organización religiosa que tenía corrupción sexual y económica dentro de ella. Intentó hablar de ello y había filtros, no pudo venir. Al final, el Papa, con el deseo de ver la verdad, celebró una reunión y Joseph Ratzinger fue de allí con su expedientes y todos sus papeles. Cuando regresó, le dijo a su secretaria: Ponlo en el archivo, el otro partido ganó’. No debemos escandalizarnos por esto, son pasos en un proceso. Pero tan pronto como se convirtió en Papa, lo primero que dijo fue: trae éste del archivo. El folklore lo muestra como débil, pero no tiene nada débil: es un buen hombre, un pedazo de pan es peor que él, pero es un hombre fuerte. Sobre este problema: oremos para que podamos seguir adelante. Quiero seguir adelante. Hay casos. Estamos trabajando”.

Ver entrevista completa


Fuente: Vatican News




Abu Dhabi-Roma, 05-02-2019