En la Capilla Santa Ana

Chillán despidió al Cura de la Esperanza

Este sábado se realizaron los funerales del sacerdote español José Antonio Ortega.

 
Sábado 08 de Junio de 2019
Ver Galería
Este sábado, la comunidad chillaneja despidió al sacerdote español José Antonio Ortega, quien dejó de existir este viernes a los 83 años de edad. La eucaristía se desarrolló en la Capilla Santa Ana de la ciudad, y fue presidida por el administrador apostólico padre Sergio Pérez de Arce, y varios presbíteros de la Diócesis de Chillán, incluidos varios sacerdotes españoles que llegaron a la ciudad junto al padre Ortega, en la década de los sesenta, invitados por el obispo de la época, monseñor Eladio Vicuña Aránguiz.

El padre Raúl Manríquez fue el encargado de realizar la homilía ante los cientos de fieles que llegaron a la Capilla Santa Ana para acompañar los restos del padre Ortega. El padre Manríquez dijo en la oportunidad que “toda su vida sacerdotal, José Antonio la entregó a Dios. Fueron casi sesenta años de sacerdocio desde que llegó de España. Siempre hizo su trabajo en terreno, en contacto permanente con la gente, como lo exige la vida parroquial. Nunca perdió sus raíces, siempre estuvo en contacto con su Diócesis, pero también con los sacerdotes misioneros. José Antonio, incluso, hizo un estudio respecto de los sacerdotes que llegaron a Chile para ser misioneros. Esa fue su misión”, precisó.

“Agradecemos al Señor la entrega de José Antonio, quien estuvo dispuesto a tomar la cruz para atravesar este camino… adhirió a las actividades de la Colonia Española, fue parte activa del Movimiento por un Mundo Mejor y levantó, en honor a su madre, el Hogar Mamá Teresa, entre otras obras”, precisó.

Por su parte, el administrador apostólico dijo que “somos parte de la iglesia que José Antonio ayudó a edificar. Esta iglesia sigue necesitando de todos nosotros para continuar la misión, con otros escenarios, pero tenemos que seguir. Por eso el testimonio de José Antonio, sin duda, que nos ayuda. En esta oportunidad quiero agradecer a los hermanos que han llegado de otras tierras a servir a la Diócesis, a los misioneros, y a todos quienes acompañaron a José Antonio en su vida en Chillán”, agregó tras leer un mensaje de la familia del padre Ortega, que está en España.

El padre Jesús Bonachía fue compañero del sacerdote Ortega en el Seminario en Burgos durante casi diez años y también llegó a la eucaristía de la Capilla Santa Ana, desde Santiago en donde reside actualmente. “Lo recuerdo como una persona inteligente, muy buen amigo y que se superó. Tras el seminario se fue a la Universidad de Salamanca a hacer sus estudios de Teología. En Chile nos vimos varias veces, le gustaba mucho la vida misionera y estuvo prácticamente toda su vida en este país”, recordó.

Tras la misa, los restos del padre José Antonio Ortega pasaron por la Parroquia San Juan de Dios camino al Cementerio Municipal. Ya en el camposanto recibió las palabras de la Colonia Española en Chillán, de representantes del Movimiento Por un Mundo Mejor, de la Capilla de la Villa Emanuel de Chillán y de la Comunidad de la Capilla José Obrero. Los restos del querido sacerdote español descansan en el Mausoleo de la Beneficencia Española de Chillán.

Fuente: Comunicaciones Chillán

Chillán, 08-06-2019