Iglesia de Concepción acoge a dos nuevos diáconos

Con gran alegría la comunidad eclesial de nuestra arquidiócesis, acoge a un nuevo diácono en tránsito, que se ha formado en el Seminario de Concepción, para el sacerdocio y también a un nuevo diácono permanente.

 
Martes 22 de Octubre de 2019
Ver Galería
En una celebración, realizada en la parroquia San José de Arauco, este domingo 20 de octubre, a las 18:00 horas, fueron ordenados Gilberto Matuz Aburto, como diácono en tránsito y Ariel Jara Flores, como diacono permanente. Presidió la acción, monseñor Fernando Chomali y concelebraron varios sacerdotes y diáconos. Previamente, ambos ordenandos hicieron su profesión de fe.

Gilberto Alejandro Matuz Aburto, de 44 años, proveniente de la Novena Región de La Araucanía, recuerda que llegó a vivir a Concepción por estudios, hace ya casi 10 años, siendo acogido en la parroquia Divino Redentor de Penco, desde donde lo presentaron acá al Seminario.

Sobre su vocación, señala que “este camino, en mi caso, es una invitación que el Señor ha hecho a lo largo de mi vida. No existe un momento o situación concreta que me llevara a realizar este camino, sino que más bien se ha ido revelando en cada etapa de mi vida. Sin duda, que mi vida familiar marcó mucho mis búsquedas en la vida de fe; el testimonio de mis padres, en la devoción, el servicio y la entrega a los demás. Se suma la experiencia de comunidad en la participación en la Eucaristía y el testimonio de los sacerdotes y religiosas, me llevaron definitivamente a decir, siendo niño, que quería ser sacerdote”.

Gilberto afirma que el Seminario fue un tiempo muy valioso y significativo dentro en su vida. “Guardo gratitud a Dios, por todo lo que aprendí, conocí, compartí ahí. Ha sido una escuela de vida evangélica muy potente y marca un sello en nuestra vida. Son tantas las vivencias personales y comunitarias, que se viven en el Seminario que jamás se olvidan. El tiempo y los espacios son los necesarios para cultivar, sentado a los pies del Señor, la vida interior, la vida comunitaria; tiempo y lugar para descubrir los dones que Dios ha colocado en mí vida, que debo cultivar, hacerlos crecer para que den frutos. EL Seminario es como un semillero o almácigo de lo que Dios ha puesto para que uno lo trabaje”, subraya.
En esta oportunidad, fue ordenado Ariel Jara Flores, de la comunidad de la Carampangue, como diacono permanente, quien ingresó a la Escuela del Diaconado en abril de 2007, para ser posteriormente admitido a las Órdenes Sagradas, en enero de 2010; ese mismo año, el Ministerio del Lectorado y al siguiente, el Ministerio del Acolitado. Está casado con Beatriz Vergara Muñoz.

Fuente: Comunicaciones Concepción
Concepción, 22-10-2019