Misa en la Catedral de la ciudad

Iglesia de Chillán oró por los inmigrantes y el movimiento social en Navidad

La eucaristía fue encabezada por el administrador apostólico de la Diócesis San Bartolomé, padre Sergio Pérez de Arce.

 
Martes 24 de Diciembre de 2019
Ver Galería
La noche de este martes, la Catedral de Chillán y sus fieles celebraron la Misa de Navidad, actividad que fue encabezada por el administrador apostólico de la Diócesis de San Bartolomé, padre Sergio Pérez de Arce. En la oportunidad, la comunidad participó activamente de toda la eucaristía a través de los signos propios de la festividad católica.

En su homilía, el padre Sergio hizo alusión a los más de dos meses de movimiento social en Chile, recordando las incertidumbres de María ante el alumbramiento de Jesús en un pesebre. “Ella y José hicieron un viaje largo, la vida en el vientre es frágil, hay peligros en el camino y el clima es duro, la situación se hace más difícil cuando llegan a Belén porque no hay lugar en la posada y nadie los espera. Así deciden ir al pesebre. Y es posible que sentimientos similares haya hoy entre nosotros, esperanzas e incertidumbres, como familia y país, pensando en mayor justicia, fraternidad, una paz verdadera y permanente”, precisó.

“Recordamos también las esperanzas e incertidumbres de quienes dejan sus países para buscar un mejor porvenir. En el mundo entero, cuánta gente se mueve de un país a otro o de un continente a otro. Hay muchos que deben huir de la violencia, de la guerra; otras veces de la falta de oportunidades. Tienen que emigrar entre esperanzas e incertidumbres y cuántas veces, como Jesús y su familia, no encuentran lugar, no son acogidos”, agregó haciendo alusión a los inmigrantes.

“Hoy estamos aquí no solo para recordar un hecho del pasado, sino para hacer latente la presencia de Dios en medio de nuestras vidas, de nuestros conflictos, de nuestras contradicciones, esperanzas y de nuestras incertidumbres; nos quiere decir que está aquí, cerca, para abrirnos al misterio de su existencia”, dijo.

“Esta noche Dios nos invita a actuar por los demás, a ser misericordiosos, a poner en el mundo ternura, cercanía y vida en abundancia. Dios nos invita a que nadie sienta que en nuestra tierra no tiene lugar. No tenemos que acostumbrarnos a la exclusión, a la injusticia, para tantos hermanos y hermanas. Que este mundo sea un lugar que no cierre puertas, que no niega posibilidades. Por eso, la salud oportuna, la educación de calidad, las pensiones dignas, un trato justo y humano, el respeto a la vida y tantas otras cosas son anhelos tan legítimos y que exigen el compromiso de todos para edificar una sociedad mejor; un mundo donde se pueda nacer, crecer, vivir y morir con dignidad. De todo eso también nos habla la Navidad”, señaló.

Fuente: Comunicaciones Chillán
Chillán , 24-12-2019