Coyhaique

El Agua es Vida en la Patagonia

Con motivo del “Día Mundial del Agua 2021” el Vicariato Apostólico de Aysén emitió una declaración llamando a cuidar este bien común en la Patagonia y el mundo entero, y consagrarlo como derecho universal y público en la nueva constitución.

 
Lunes 22 de Marzo de 2021
“Como Iglesia de Aysén —indica la declaración— junto a su Comisión Justicia y Paz; desde la carta pastoral del padre Obispo Luis, ‘Danos hoy el agua de cada día’ y todo el camino de más de 16 años de acompañamiento a pobladores y organizaciones en la Patagonia chilena y argentina, vulnerados en sus derechos fundamentales, y transgredidos en sus territorios por disputas socioambientales”.

Y luego, con motivo del Día Mundial del Agua 2021, el texto declara:

“Que vivimos en la Patagonia, región privilegiada del planeta por su abundancia de agua, una Reserva de Vida de la Humanidad; que ha sido y sigue siendo un bien originario y vital para toda cultura, pueblo y religión.

Que el agua es vida para todo ser y, por lo tanto, hay que consagrarla como un Bien Común y Público Mundial que no puede ni debe ser privatizado y, menos aún, mercantilizado. Al hacerlo, se hiere de muerte a la VIDA, sobre todo humana y se viola mortalmente el derecho sagrado a la existencia digna”.

En la declaración se señala el sentimiento de solidaridad de la Iglesia de Aysén “con el cuidado, el amor y la defensa del agua que desde su cultura y espiritualidad viven especialmente los pueblos originarios de la Patria Grande de la América Morena, anteriores a la conformación de los actuales Estados”, y “con la lucha sabia, audaz y no-violenta de tantas comunidades, organizaciones y pueblos contra la contaminación, la privatización y la mercantilización del agua”.

“Sufrimos junto al pueblo” —continúa la declaración— la lucha contra los usurpadores, los corruptos y los negociantes del agua, especialmente los que lucran con el gran negocio del “agua embotellada”; contra los que enarbolan el extractivismo como único modelo de desarrollo, contaminando y destruyendo el agua en todas sus expresiones: ríos, lagos, acuíferos, humedales, glaciares…

Contra la megaminería que contamina, usurpa, destruye, privatiza las fuentes y los caudales de agua, dejando secuelas de numerosas enfermedades en la población y en el medio ambiente, produciendo pobreza e inequidad a su paso con falsas promesas de prosperidad”.

“que en el proceso constituyente por el cual transita Chile —enfatiza la declaración—, entre con fuerza ética, humana y evangélica que el agua sea reconocida como un derecho humano y un bien público universal”. Y, a la vez, se exige que “las autoridades pertinentes de Aysén, y de Chile, transparenten las gestiones que están dando curso a proyectos mineros… que dañan y ofenden gravemente a nuestras poblaciones y a los ecosistemas de la Patagonia”.

La declaración cierra con un llamado al “establecimiento de Consejos Ciudadanos por la Seguridad de los Bienes Comunes (agua, semillas, tierra, salud, energía, conocimiento, etc.) que nos unan como habitantes responsables de la Madre Tierra, don de Dios, que nos regala VIDA en abundancia para todos y todas sin distinción”.

Texto íntegro más abajo.

Fuente: Comunicaciones Aysén
Coyhaique, 22-03-2021
Documentos Adjuntos: