“Yo estoy contigo todos los días” (cfr. Mt 28, 20) Primera Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores

En el artículo mensual publicado en diario El Día, el Arzobispo René Rebolledo saludó a los Abuelos y los Mayores en el marco de la convocatoria realizada por el Papa Francisco.

 
Domingo 25 de Julio de 2021
El Papa Francisco anunció tras el rezo del Angelus del domingo 31 de enero de 2021 la institución de la Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores, que se celebrará cada año el cuarto domingo de julio, cerca de la memoria de los santos Joaquín y Ana, padres de la Virgen María, abuelos de Jesús.

Ante todo, damos gracias a Dios por esta feliz iniciativa del Santo Padre, que es rica en perspectivas. La acogemos y nos disponemos a celebrarla anualmente.

El Papa ha fijado como tema para esta primera jornada: “Yo estoy contigo todos los días” (cfr. Mt 28, 20). Corresponde al pasaje bíblico de Mateo 28, 16-20, que da cuenta sobre el encuentro del Señor Resucitado con los discípulos: los once discípulos fueron a Galilea, al monte que les había indicado Jesús. Al verlo, se postraron, pero algunos dudaron (vv. 16-17). El Señor, después de notar, que se le ha concedido plena autoridad en cielo y tierra (v. 18) los envía en misión, que es también la misión de la Iglesia hasta el final de los tiempos, evangelizar y bautizar en el nombre de Dios, Uno y Trino: vayan y hagan discípulos entre todos los pueblos, bautícenlos consagrándolos al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo (v. 19) y con la tarea también de enseñar: enséñenles a cumplir todo lo que yo les he mandado (v. 20). La palabra final -previa a su despedida- es simplemente maravillosa. Debe haber infundido en la comunidad apostólica una gran confianza, como también para nosotros hoy: Yo estaré con ustedes siempre, hasta el final del mundo (v. 20).

En el Mensaje del Santo Padre con ocasión de esta primera Jornada, los saluda con expresiones bien emotivas: “Queridos abuelos, queridas abuelas: ‘Yo estoy contigo todos los días’ (cf. Mt 28,20) es la promesa que el Señor hizo a sus discípulos antes de subir al cielo y que hoy te repite también a ti, querido abuelo y querida abuela. A ti. ‘Yo estoy contigo todos los días’ son también las palabras que como Obispo de Roma y como anciano igual que tú me gustaría dirigirte con motivo de esta primera Jornada Mundial de los Abuelos y de las Personas Mayores. Toda la Iglesia está junto a ti —digamos mejor, está junto a nosotros—, ¡se preocupa por ti, te quiere y no quiere dejarte solo!”.

Que nuestros queridos abuelos y personas mayores experimenten los días de su vida la cercanía que nos aseguró el Señor. ¡Él está con nosotros siempre! ¡Él acompaña el caminar de los abuelitos y personas mayores, especialmente en esta etapa de sus vidas!

Que nuestros queridos abuelos y personas mayores gocen de la cercanía de la Iglesia en la acogida en nuestras parroquias, especialmente en comunidades y agrupaciones.

Que nuestros queridos abuelos y personas mayores reciban el afecto sincero, la gratitud y atención por ellos, en todo sentido.

Que nuestros queridos abuelos y personas mayores sean protegidos por leyes justas, acordes a su entrega generosa a lo largo de su vida y a las necesidades que deben solventar.

Que nuestros queridos abuelos y personas mayores tengan la bendición de contar con hermanas y hermanos, especialmente familiares, vecinos y amigos, que los consuelen, ayuden, acompañen, asistan en este tiempo de dolor y de gran sufrimiento, en particular para ellos, por la pandemia del COVID-19 que nos azota.

Deseo y espero que prosigan compartiendo su experiencia de vida y sabiduría, como su gran colaboración en la transmisión de la fe a niños, adolescentes, jóvenes y adultos. Bello y de grandes perspectivas es este pasaje del Mensaje citado: “En el Evangelio de Mateo, Jesús dice a los Apóstoles: «Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a cumplir todo lo que yo les he mandado» (28,19-20). Estas palabras se dirigen también hoy a nosotros y nos ayudan a comprender mejor que nuestra vocación es la de custodiar las raíces, transmitir la fe a los jóvenes y cuidar a los pequeños. Escuchen bien: ¿cuál es nuestra vocación hoy, a nuestra edad? Custodiar las raíces, transmitir la fe a los jóvenes y cuidar de los pequeños. No lo olviden”.

Deseándoles abundantes bendiciones del Señor, paz, amor y gran alegría en esta jornada instituida por el Papa Francisco para ustedes, queridos abuelitos y personas mayores, los saludo y bendigo.

Fuente: Comunicaciones La Serena
La Serena, 25-07-2021