Vicaría de Arauco peregrina a santuario dedicado a la Virgen María en Los Álamos

La peregrinación partió desde la Parroquia San Juan María Vianney y fue presidida por Monseñor Oscar García.

 
Lunes 05 de Diciembre de 2022
Ver Galería
Las comunidades pertenecientes a la Vicaría de Arauco peregrinaron hasta el santuario dedicado a la Santísima Virgen María en la comuna de Los Álamos, la mañana del sábado 3 de diciembre.

Los fieles comenzaron a llegar cerca de las 09:30 horas hasta las dependencias de la Parroquia San Juan María Vianney y luego de compartir un desayuno se dio inicio a la procesión hasta el santuario.

En el lugar los esperaba la agrupación Guerreros de la Fe, quienes animaron el encuentro con sus bailes y cantos. Luego, se dio inicio a la Eucaristía, que fue presidida por el Obispo Auxiliar de Concepción, Vicario Episcopal de Arauco y Párroco de San José de Curanilahue, Monseñor Oscar García; junto al Párroco de San Juan María Vianney de Los Álamos, Padre César Pedreros; el Párroco de Nuestra Señora del Carmen, Padre Gilberto Matuz; el Párroco de Cristo Peregrino, Padre Pablo Leiva; y el Párroco de Santa Rosa de Lima, Padre Hernán Llancaleo.

En su homilía, Monseñor Oscar afirmó que “este tiempo de Adviento, junto a nuestra Madre, nos ayuda a disponer el corazón para que cada uno de nosotros, desde el lugar en que el Señor nos ha puesto, renovemos nuestro ser «discípulos misioneros», siempre en salida, para hacer de nuestras comunidades una Iglesia, cada vez más profética, sinodal y esperanzadora”.

Además, destacó que “María, una vez que concibió a Jesús por obra del Espíritu Santo, ni se encerró ni se resguardó, sino que sintió un gran deseo de llevarlo a otros y lo hace presente mediante su presencia”.

En ese contexto, señaló que “María es nuestra Maestra en esta tarea tan linda de hospedar a Jesús y de ir con Él a visitar a los que Él quiere visitar. Ella entra en las casas, en las familias, en las salas de hospital, en los asilos de ancianos, en las escuelas o en las clínicas de rehabilitación, en el campo y en la ciudad, etc. En todas partes transmite el mismo mensaje: «¿No estoy aquí yo, que soy tu madre?». María nos enseña a ser misioneros e Isabel nos enseña a recibir con alegría la visita del Señor”.

Estas son “dos actitudes que necesitamos y vamos a necesitar: la iniciativa misionera y la acogida cordial, ir al encuentro y abrir puertas. Dos actitudes que seguramente también implicarán lucha interior, que serán tentadas o por miedo o por comodidad o por sentirnos incapaces”.

Monseñor Oscar García agradeció el trabajo que han realizado las comunidades, parroquias, movimientos y servicios pastorales, en vistas a un Plan Pastoral para la Vicaría de Arauco.

“Yo quiero en primer lugar agradecerles el trabajo de escucha y diálogo que se ha realizado, y por medio de ustedes sea extensivo mi agradecimiento a todos los que de una manera u otra han aportado para dicho plan. Sin lugar a dudas en él estarán plasmados los gozos y las fatigas de nuestra gente, sus dolores como también sus esperanzas y el sentir de una realidad que nos desafía y nos pone en camino para llevar allí a Jesucristo y las verdades de su Evangelio, como discípulos y misioneros en nuestras propias realidades”, expresó.

En el momento de la presentación de las ofrendas fueron entregados los documentos que plasman el trabajo realizado en las comunidades y parroquias a Monseñor Oscar García, quien -al finalizar la Eucaristía- se los entregó al Padre Pablo Leiva, quien es Decano de Arauco y Coordinador Pastoral de la Vicaría de Arauco.

Tras la celebración eucarística, se realizó un compartir fraterno en el santuario.

Entre los peregrinos se encontraba Gladys Espinoza, quien forma parte de la comunidad de la Parroquia San José de Curanilahue, y expresó su emoción y agradecimiento por este encuentro junto a la Santísima Virgen. “Hay un ambiente de familia y eso es alegría, es lo que tiene que ayudarnos a tomar fuerza para ser discípulos y misioneros, que es el llamado que constantemente nos está haciendo el Papa Francisco. Así que estoy muy contenta”.

Asimismo, Carlota Díaz, quien forma parte de la comunidad de la Parroquia San Juan María Vianney de Los Álamos y de la agrupación Los Amigos de la Virgen, manifestó su agradecimiento porque todas las comunidades de la Vicaría de Arauco se hicieron presentes en el santuario, ya que su agrupación se preocupa “de tener este lugar siempre hermoseado”.

En tanto, Rosario Cevallos relató que viajó desde Talcahuano junto a su familia, pues dos de sus hermanos pertenecen a la Comunidad Cristo Obrero de Cerro Alto y los invitaron: “Conocimos este lugar hace varios años, antes veníamos con mi mamá, que en paz descanse. Entonces este año quisimos venir a recordarla y nos encontramos con la peregrinación. Para nosotros es una bendición”.

Fuente: Comunicaciones Concepción
Concepción, 05-12-2022