Misa en recuerdo de don Fernando Ariztía en Copiapó

 
Viernes 26 de Noviembre de 2004
Ante una Catedral llena de fieles, entre los que se contaban las más altas autoridades regionales y sus hermanos, se celebró el jueves 25 de noviembre, la Misa de Aniversario de la Pascua de Monseñor Fernando Ariztía Ruiz, Obispo emérito de Copiapó.

La celebración fue presidida por el Obispo diocesano, Monseñor Gaspar Quintana, y concelebrada por sacerdotes de toda la diócesis.

Durante la homilía, monseñor Quintana señaló que hacer el recorrido de la vida de Don Fernando, “desde el amor y la educación cristiana que recibió de sus padres, pasando por sus años de ministerio sacerdotal y episcopal, vividos especialmente en las ciudades, valles y pampas de nuestra Región, nos permite valorar y agradecer los dones de naturaleza y gracia que el Dios de la vida le concedió”.

Haciendo referencia al texto del evangelio, recogido de San Juan, en el que Jesús se proclama el Buen Pastor, don Gaspar enfatizó que como padre, pastor y amigo, lleno de los sentimientos del corazón de Cristo, Don Fernando, hasta el último momento se ha preocupado de estar y servir a su rebaño. “Muchas de estas acciones –señaló don Gaspar-, de su amor profundamente compasivo, fuerte y valiente y hasta en algunas ocasiones heroico, fueron dramáticamente evidentes en la difícil etapa del quiebre de la vida democrática de nuestro país. ¿Cómo no intervenir frente a tanto dolor, en situaciones de violencia, con los derechos humanos básicos conculcados, teniendo delante un país tan dividido y necesitado de reconciliación?”

Mons. Quintana agregó que monseñor Ariztía había hecho un largo camino de santidad. “Este ponerse totalmente en las manos de Dios, al llegar su muerte, no fue la improvisación de un momento, sino el fruto de un largo proceso que don Fernando hizo en el camino de santidad de cada día”.

Finalmente, el Obispo de Copiapó llamó a continuar la tarea que emprendió don Fernando. “Después de su larga y paciente siembra de Evangelio, -preguntó durante la homilía- ¿cuál será nuestro aporte para que el entorno humano en que vivimos o trabajamos, -familia, barrio, ciudad, país-, corresponda a lo que Dios espera de nosotros?

La celebración estuvo llena de signos que hablaron de lo que Don Fernando significó en nuestra tierra de Atacama.

Con esta Misa, concluyen las actividades de la semana de conmemoración del primer aniversario de Don Fernando, durante la cual tuvo lugar un panel en su homenaje, una charla de Mons. Cristian Precht, iniciativas solidarias en sectores de Copiapó, concursos de pintura y poemas para los niños, y visitas a su tumba. Además, los párrocos que participaron celebrarán las misas este fin de semana en sus respectivas parroquias.

Próximamente se dará a conocer la fecha de lanzamiento del libro que contiene las cartas, homilías y declaraciones públicas de Don Fernando, y que es una nueva edición del volumen que se lanzó con motivo de sus 25 años de Obispo.

Fuente: Comunicaciones Copiapó


Copiapó, 26-11-2004