Retiro de Adviento para el Clero de San Marcos de Arica

Jornada de Retiro en preparación para vivir Adviento, con este sentir nuestros consagrados se preparan para vivir este nuevo tiempo litúrgico.

 
Martes 22 de Noviembre de 2016
Ver Galería
Con una mañana de retiro Los Sacerdotes, Diáconos, Religiosos y Religiosas se reunieron para hacer un alto de sus actividades cotidianas y disponer así el corazón en este nuevo tiempo litúrgico que estamos por comenzar: Adviento. Dicho retiro se realizó en las dependencias de la Casa de Ejercicios Espirituales "Emaús" (valle de Azapa) y ahí estuvieron a solas con el Señor para meditar.

El momento comenzó con un sencillo desayuno, en la medida que iban llegando a las dependencias de Emaús; posteriormente se dio paso para el Rezo de las Laudes (Liturgia de las Horas) en que a una sola voz elevaron al Padre Dios la oración en nombre de toda la Iglesia que vive y peregrina en la ciudad de Arica y a la cual se han comprometido en sus quehaceres pastorales.

La reflexión estuvo a cargo por el P. John Cambell quien fue el predicador del retiro y quién puso a la reflexión el sentido del Adviento: nuevo tiempo que empezamos. En su reflexión enfatizó que "Adviento es un buen momento para anclar nuestra esperanza en el horizonte que es Cristo encarnado. Es un tiempo de conversión, de una nueva mirada que Dios nos tiene para nosotros" además exhortó a los sus hermanos consagrados a "dejarse convencer que soy amado por el Amor infinito de Dios, pues nuestra vida es Adviento, debemos alimentar esa esperanza. De la manera como lo hizo la Virgen María". Después de las palabras del predicador, tuvieron una hora para hacer meditación personal a las preguntas que entregó. Momento de reflexión para estas a solas con el Señor.

A medio día, se dio paso para la celebración Eucarística presidida por el Obispo, con ella Mons. Moisés Atisha exhortó a su clero "dejar a Dios a ser Dios en nosotros, Así entregar todo lo que tenemos" en el contexto de la figura obediente de María Santísima a la voluntad de Dios. Dijo además que "el anhelo del creyente para con Dios, es darnos cuenta que si dejásemos reinar al Señor, la historia y el mundo cambiaría. Con María nos damos cuenta cómo nos puede cambiar Dios, y no interpone ningún otro proyecto ni ideal; sino que deja hacer a Dios" Ahí la clave que entregó el Obispo para el ejercicio del ministerio al servicio de la Iglesia Diocesana "dejar a Dios ser Dios y no interponer, estar atentos a escuchar como lo hizo María". En todo sentido, el prelado en la celebración quiso que sus consagrados tengan clara conciencia de que "nuestra vocación es vivir el ministerio al que nos hemos comprometido, ser testimonio de vida fraterna en el mundo. Hay que purificar permanentemente la manera de escuchar esa llamada, criterios y deseos para dejar a Dios ser Dios".

Culminó el momento con un compartir fraterno en torno al almuerzo, en donde no solo una buena mesa fue el lugar de encuentro, sino que la conversación gratuita y sincera de quienes caminan junto a su pueblo al encuentro del buen Padre Dios.

Fuente: Departamento Comunicaciones Obispado de Arica
Arica, 22-11-2016